lunes 1/3/21

La IGP vendió 230.000 botillos el año de la pandemia, un 10% menos

Las ocho empresas cárnicas del Bierzo produjeron en 2020 un total de 275.000 kilos

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Botillo del Bierzo acaba de cerrar el balance económico del fatídico año del inicio de la pandemia —el 2020— con una producción de 275.000 kilos de botillo, que fue elaborado por las ocho empresas cárnicas de la comarca adscritas. Estos kilos se han traducido en unos 230.000 botillos individuales con el sello de calidad que marca la denominación protegida de ese producto alimenticio, según adelantaba ayer el director técnico de la IGP, Roberto Fuertes, y que preside el empresario del sector cárnico Óscar Ramos.

Estas cifras recién cocinadas esta misma semana por el órgano que rige y vela por la calidad del botillo suponen un descenso en la producción y ventas del 10%, aproximadamente. Esto es así porque en el año precedente a la pandemia, el 2019, las empresas cárnicas sacaron al mercado una producción de unos 300.000 kilos, que se tradujeron en la venta de unos 250.000 botillos, listos para servir en todas las mesas.

Los motivos de esta reducción en la producción y ventas del 10% en el último año se deben claramente al cierre de la hostelería durante varios meses y al confinamiento domiciliario en términos generales. Aunque, según indicaban ayer desde la IGP, el hecho de estar más tiempo en casa sí pudo haber supuesto un mayor consumo de este manjar típico del Bierzo.

Se da la circunstancia que prácticamente el 80% de las ventas de botillo del Bierzo se realizan en apenas seis meses del año, los primeros del invierno y los finales de la misma temporada. Así, las cárnicas sacaron al mercado unos 200.000 kilos de botillo en seis meses del año pasado, especialmente en enero, febrero, marzo, octubre, noviembre y diciembre. Por ejemplo, en noviembre pasado produjeron 35.000 kilos de botillo y subió a los 47.000 el pasado mes de diciembre. Por contra, cabe señalar que, después de los meses de invierno, en abril por ejemplo, se vio cómo se producía un descenso del 50% de ventas de botillo en 2020 con respecto al 2019.

La IGP vendió 230.000 botillos el año de la pandemia, un 10% menos
Comentarios