domingo. 04.12.2022

En la lucha contra la desigualdad y el papel de la mujer en la sociedad de Castilla y León, la consejera trazó varias líneas de trabajo de su Consejería. Blanco cree que la violencia de género es «la mayor causa de desigualdad» y, en ese sentido, incluyó tanto la violencia física como la psicológica. «Es una lucha de todos», enfatizó.

En su opinión, además del reciente acuerdo con la Delegación del Gobierno para perseguir de oficio la violencia contra las mujeres, es necesario que las víctimas denuncien su caso «para que entren en el sistema» y poder ampliar la ayuda que se les puede prestar desde las instituciones. En ese sentido, en Ponferrada, la Junta ayuda a más de 70 personas, entre mujeres y menores. «Tenemos que ser ambiciosos, sobre todo para que sean capaces de salir de esa situación y volver a tener una vida normal», explicó Blanco.

El Bierzo acapara el 30% de los casos de violencia machista en la provincia, según los últimos datos oficiales.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades tiene, además, otras líneas de trabajo, tanto en formación como en asesoramiento con el mismo objetivo.

Y es que, en su opinión, la igualdad de oportunidades es otra de los pilares de ese cambio en marcha, que pasa según María Isabel Blanco por la educación. «Volvemos a encontrar muchos machistas. No es normal que te controlen el móvil; es cuestión de educación», señaló. Para Blanco, hay que fomentar que las mujeres estudien carreras técnicas o informáticas. «Tienen que creer en ellas mismas. Son iguales que los hombres: sólo así lograremos la igualdad», insistió.

El tercer pilar para una verdadera igualdad, según la consejera, es el mundo de las empresas. La consejera destacó iniciativas como el distintivo ‘Óptima’ que han recibido 12 empresas de la Comunidad por desarrollar, a través del empleo, políticas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Entre ellas, Autobuses Urbanos de Ponferrada, Restauradores Bercianos y Huaris, situada en Bembibre. Un reconocimiento que se evalúa cada cuatro años y que debe extenderse a más empresas.

La política de la Junta en este sentido también se completa con otros programas desarrollados por su departamento como Conciliamos, que fue este pasado verano un buen banco de pruebas para conocer la adaptación de los más pequeños a las aulas. En Ponferrada fueron 97 de los 4.000 niños que pasaron por las actividades en Castilla y León y no tuvieron casos de Covid. «Los menores son mucho más responsables», argumentó. Otro programa es Madrugadores.

Igualdad: lucha contra la violencia de género, más educación y medidas en las empresas
Comentarios