sábado 17/4/21
Luz verde de la Junta

Igüeña inicia el expediente de licitación del Centro Tecnológico de la Castaña

El objetivo del Ayuntamiento es que la planta de procesado esté funcionando a final de año
Imagen de archivo del vivero de Pobladura, pieza clave en el proyecto de plantación. L. DE LA MATA

Más de mes y medio después de que el Instituto para la Transición Justa (ITJ) liberara 328.000 euros del Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras 2013-2018 para la construcción del Centro Tecnológico de la Castaña de Quintana de Fuseros (Igüeña), el Ayuntamiento tiene luz verde de la Junta de Castilla y León para iniciar el expediente de licitación de un proyecto valorado en 470.000 euros. El resto de la inversión corre por cuenta del Gobierno autonómico. Arranca, por tanto, el proceso administrativo para la ejecución de la planta de secado, pelado y molienda de castañas que estará ubicada a cuatro kilómetros de una cooperativa ya dedicada a la castañicultura y que se pretende esté en funcionamiento antes de que termine el presente año. Así lo explicó el alcalde de Igüeña, Alider Presa.

La licitación de la obra para la construcción de este centro tecnológico será el primer paso para materializar un proyecto impulsado por el propio Ayuntamiento, en el que viene trabajando ya desde el año 2016 para convertir la castañicultura en una alternativa de futuro a la extinta minería de carbón. De hecho, ambos están estrechamente ligados, no solo porque los fondos que permitirán costear la construcción de la planta son fondos mineros; sino también y sobre todo porque el proyecto va acompañado de la plantación de más de 20.000 castaños de la variedad autóctona Parede en terrenos de antiguas escombreras y sobrantes de la concentración parcelaria. Se trata de un proyecto independiente que aspira a recibir fondos de los convenios de Transición Justa y que eleva la inversión global hasta el millón de euros.

Recuperación de sotos

El proyecto ha calado y cada vez más particulares han empezado a recuperar sotos abandonados

El proyecto que está a punto de salir a licitación contempla la construcción de una nave dotada con hornos para el secado de la castaña y la maquinaria necesaria para el pelado y molinos para transformar el fruto en harina. Una iniciativa pública que ha sido muy recibida también en el sector privado y entre los particulares, cada vez más interesados en recuperar la producción de los sotos que se habían abandonado e, incluso, en nuevas plantaciones. Alto que satisface mucho al alcalde, que ha apostado de forma decidida por el sector de la castañicultura y ya ha empezado a ver frutos.

«Hay mucho interés por conocer cuáles van a ser las condiciones de plantación de los castaños que nosotros vamos a poner, tanto en lo que tiene que ver con las distancias como en la calidad. La gente está esperando a ver cómo lo hacemos nosotros para plantar. De hecho, ya hay quien ha vuelto a hacerlo», subrayó Alider Presa.

Igüeña inicia el expediente de licitación del Centro Tecnológico de la Castaña