viernes 16/4/21
LA FRAGUA DE FURIL

Ilegales en Toreno

LA MÍTICA banda de Ilegales, liderada por Jorge Martínez, actuó en Toreno con motivo de las fiestas de San Juan. Al parecer Ilegales ya había dado un concierto en Toreno. La primera vez que vi en concierto a esta banda de astures debió de ser en Oviedo, hace unos veinte años. Entonces yo era un joven universitario, que en noches de farra, me dejaba caer por algunos garitos que hay en el casco antiguo de la ciudad vetustense. Había un bar en esta ciudad, «la Santa Sebe», en el acostumbraba a ver Jorge Martínez, siempre con su vaso en la mano, y rodeado de gachís, coleccionando chicas, como diría él. «Después de estas copas me iré a comer un kilo de carne», recuerdo que dijo en una ocasión. Aunque han pasado muchos años, Jorge no parece haber perdido la fuerza, se resiste a envejecer, incluso toca mejor la guitarra que en otros tiempos, mejor dicho las guitarras, pues confiesa tener una colección de ellas. «La última la compré en Nueva York». Suponemos que tiene tantas guitarras como chicas. Ilegales tocó todas esas canciones que nos hicieron vibrar en la década de los ochenta, como Tiempos nuevos, tiempos salvajes, Delincuente habitual o Lavadora blues. Y hasta tuvo la gentileza, así es Jorgito, de darnos todo un miniconcierto, luego de que se acabara, según él, el concierto oficial. Con su aspecto de vampiro pelado y sus modales de macarra esnifado Jorge y su banda nos inyectaron algunos litros de sangre en las venas, la suficiente al menos para que nos mantuviéramos despiertos hasta altas horas de la madrugada. Si bien es cierto que su concierto comenzó pasada la una y media de la madrugada, se prolongó hasta las cuatro. Agradezco que el concierto se demorara porque de lo contrario me hubiera perdido el inicio. Aunque no estaríamos más allá de doscientas personas en este concierto, me encontré con varios amigos, además de algunos colegas de Noceda. Esto es lo que se llama un concierto familiar. Si en vez de actuar Ilegales, lo hubiera hecho Manolo Escobar o Isabel Pantoja, por citar a dos con quienes se enseñó Jorge Martínez, Toreno habría estado hasta los topes. Y no digamos si el concierto lo hubiera dado Bisbal o Chenoita. Además de sus canciones, hubo algo que me llegó al alma. Cuando Jorge dijo que le divertía entrar en la locura y salir de ella. Un juego peligroso pero apasionante. 1397124194

Ilegales en Toreno