sábado. 25.06.2022

La Junta reforzará a los bancos de alimentos con un bono de urgencia

El presidente de Fesbal asegura que la situación es de «tormenta perfecta»
                      Participantes en el congreso celebrado en la Uned. ANA F. BARREDO
Participantes en el congreso celebrado en la Uned. ANA F. BARREDO

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, destacó ayer el papel fundamental que han jugado los bancos de alimentos en los dos últimos años marcados por la pandemia y aseguró que la administración autonómica seguirá trabajando de su mano para ayudar a las familias más desfavorecidas, especialmente en un momento de incertidumbre como el actual, con un contexto económico marcado por la subida generalizada de precios, la inflación, las consecuencias que ha dejado la crisis sanitaria y la guerra de Ucrania. En definitiva, «una tormenta perfecta», en palabras del presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos, Pedro Miguel Llorca.

Ambos coincidieron en la inauguración del 25 Congreso Nacional de Fesbal, que reúne en Ponferrada a más de 120 representantes de los bancos de alimentos de toda España. Acabar con la «cronificación de la pobreza» es el reto marcado por esta red de oenegés que cuenta con más de 3.000 voluntarios y que solo en 2021 distribuyó casi 173 millones de kilos de alimentos a más de 1,3 millones de personas vulnerables, a través de una red de 7.500 instituciones benéficas. En ese objetivo trabaja también la Junta de Castilla y León, defendió la consejera. Lo hace con la articulación de nuevas medidas a través de la Red de Protección a las Familias. Entre ellas, los bonos sociales de urgencia para, ante una situación inesperada «poder atender a las familias de una manera rápida y eficaz», en un plazo máximo «de 15 o 20 días», aseguró Isabel Blanco.

La consejera de Familia aportó cifras que demuestran que el número de familias vulnerables atendidas en la Comunidad ha regresado a niveles de 2019. «Se ha pasado de 121.000 familias en el año 2020 a 107.000 en 2021», apuntó, pero siempre mirando de reojo el nuevo frente que se avecina ante la situación económica actual. En este sentido, recordó que están a la espera de conocer los detalles del nuevo mecanismo de financiación de los bancos de alimentos que el Gobierno de España tiene previsto aplicar el próximo año. «No tenemos claro cómo se va a aplicar. Es un proyecto muy ambicioso con el que se pretende acabar con la cronificación de la pobreza. Parece utópico, pero nos tenemos que aplicar en intentarlo», aseguró. Llorca también colocó al Banco de Alimentos del Sil en la categoría de «ejemplar».

La Junta reforzará a los bancos de alimentos con un bono de urgencia
Comentarios