lunes 17.02.2020

El laudo arbitral reconoce a los jubilados de Endesa un consumo bonificado de 9.000 Kwh

La actuación dictada por Pimentel establece 6.000 Kwh para el conjunto de la plantilla

El laudo arbitral dictado por el exministro de Prabajo Manuel Pimentel para dar solución al convenio colectivo de Endesa tras 26 meses de negociación, reconoce el derecho del personal pasivo de la eléctrica a un consumo bonificado por la empresa de hasta 9.000 Kwh, distribuido en dos tramos, 6.000 KW compensados al 100% y 3.000 KWh adicionales reconocidos al 50% del precio establecido para la retribución en especie (APV). Hay que tener en cuenta que la Audiencia Nacional había dado la razón a la compañía y había considerado que, una vez extinguido el convenio colectivo sin acuerdo, los beneficios sociales del personal jubilado de Endesa (no así el personal en activo), vinculados al convenio colectivo, quedaban extinguidos.

Además, establece en 6.000 KWh el consumo bonificado al 100% para el conjunto de la plantilla de Endesa. En ambos casos, la potencia máxima bonificada será de 5,75 KW. A las segundas residencias se les aplicará el precio APV.

El laudo establece, de esta manera, unas bonificaciones basadas en los principios de eficiencia energética y de consumo eficiente requeridos para el momento actual de transición energética en el que se encuentra inmerso el país, que ha adoptado como propios los objetivos de descarbonización planteados en la última cumbre del clima COP 25, celebrada en Madrid en noviembre.

El laudo establece, por otro lado, que el convenio colectivo tendrá una duración de 6 años, desde 2018 a 2023. Durante este periodo se mantiene el Acuerdo de Garantías, lo que significa que, en pleno proceso de transformación de la compañía, no se producirá ningún despido por motivos organizativos. Este aspecto es sumamente importante en un momento en el que las empresas eléctricas están inmersas en un proceso de transición y reorganización industrial hacia una economía descarbonizada. La ampliación del Acuerdo de Garantías se está en total consonancia con el modelo de transición justa auspiciado en la cumbre del Clima.

La compañía adquiere un compromiso de creación de empleo que asciende a 1.000 incorporaciones durante la vigencia del convenio y establece la jubilación obligatoria una vez cumplidos los requisitos para el acceso a la jubilación ordinaria.

Además, de manera paralela al laudo y a la próxima firma del convenio colectivo, se aprueba un plan de salidas voluntarias para el personal que, habiendo cumplido, por lo menos 50 años, tenga al menos 25 años cotizados. Este plan, que para su aplicación individual requiere la aceptación conjunta de la empresa y del trabajador, supone el pago de entre el 60% y el 80% del salario en función del tiempo que falte al trabajador para alcanzar su edad de jubilación. En cualquier caso, los 5 últimos años siempre serán al 80%.

En relación al personal en activo, reconoce un esquema de incremento salarial que supone, a partir del año 2020, una mejora de la retribución anual de más de 4.000 euros (en términos porcentuales más de un 9% de media).

Entre otros aspectos, el laudo reconoce también para todo el personal becas de estudio para los hijos de empleados de hasta 400 euros, el mantenimiento de las clasificaciones profesionales existentes hasta el momento y la ampliación hasta 2035 del Plan de Fomento Conjunto de Fondos de Pensiones.

El laudo se hizo público ayer a última hora. Endesa lo valoró positivamente: «Termina así un periodo de incertidumbre que no era positivo ni para la plantilla ni para la compañía».

El laudo arbitral reconoce a los jubilados de Endesa un consumo bonificado de 9.000 Kwh