domingo 20/6/21
Rehabilitación del Castillo Viejo

La leyenda de una seña de identidad y 14 soldados franceses

La rehabilitación del Castillo Viejo marca un hito en el proceso de recuperación de la fortaleza iniciado en 1994 y destapa una fosa común
El acto de inauguración se desarrolló en la zona rehabilitada y estuvo acotado por seguridad. L. DE LA MATA

«Tierra madre, icono, seña de identidad y ADN». Esto es el Castillo de los Templarios para Ponferrada en palabras del alcalde. Olegario Ramón repasó ayer la historia de la fortaleza para poner en valor la intervención que se acaba de realizar. Ha sido la más importante de las acometidas desde que se aprobó el Plan Director en 1994, aseguró el director del mismo y de la propia obra, Fernando Cobos. Los casi 1,9 millones de euros invertidos en la recuperación del Castillo Viejo han permitido poner fin a un proceso de intervención de dos décadas para combatir la ruina. El camino ha sido largo pero el resultado evidencia el acierto. «Hoy podemos contemplar sus renacidas cuatro torres, todas conectadas», celebró el regidor.

«El Castillo y el patrimonio cultural son, junto a nuestro patrimonio humano, lo mejor de nosotros mismos», dijo también Ramón, subrayando el papel que el turismo ha de jugar en el renacimiento del Bierzo y la importancia del Castillo en este contexto. No en vano, sus 8.000 metros cuadrados lo convierten en un referente en España que, en el año anterior al de la pandemia, recibió 137.000 visitas.

Ahora, tras la actuación ayer inaugurada, el Castillo Viejo no solo tiene un acceso independiente y se ha puesto coto definitivo a la degradación del muro norte, que corría verdadero peligro; sino que se ha creado una zona multifuncional adaptada a grandes exposiciones y actuaciones teatrales y musicales. «Especialmente las relacionadas con la Noche Templaria», subrayó el propio ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Zona multifuncional

El área rehabilitada se puede adaptar a grandes exposiciones y eventos culturales y musicales

Recuperar el esplendor de la parte más antigua de la fortaleza ha llevado meses de trabajo en los que no han faltado ni sobresaltos ni sorpresas. Entre ellas, la aparición de una fosa común con catorce esqueletos que se están examinando para determinar su identidad. Se cree que son soldados franceses muertos durante las guerras napoleónicas. «Los estamos estudiando», dijo Fernando Cobos. Lo que sí es una certeza es que son todos varones y de corta edad. No en vano, en el siglo XIX los soldados podían ser niños de catorce años. Una vez que se resuelva el incógnita, se les dará sepultura digna.

Pedro Fernández de Castro, Aldonza de Mendoza, Pedro Álvarez Osorio (Conde de Lemos) y hasta la mismísima reina Isabel I de Castilla hicieron acto de presencia en la inauguración de la obra. Cuatro actores encarnaron a estos personajes que han marcado parte de la historia del Castillo de los Templarios y descargaron la solemnidad de un acto oficial desarrollado a los pies de la Torre del Homenaje, que estaba en situación de ruina nada menos que desde mediados del siglo XVI. «Es conmovedor verla restaurada», resumió el alcalde de Ponferrada.

La leyenda de una seña de identidad y 14 soldados franceses
Comentarios