lunes 17/5/21

La lluvia de los últimos días hace temer por la cosecha de pimiento del Bierzo

. La recogida de uva supera ya el 50% y se da por segura la aparición de la botritis al final de la campaña.
Asado de pimientos, en una fotografía de archivo.

La lluvia de las últimas jornadas amenaza con arruinar las previsiones de los profesionales del campo de la comarca. Y es que igual que sucedió en la campaña de 2013, la uva, pero especialmente el pimiento, están comenzando a sentir los efectos de las constantes precipitaciones de los últimos días.

El caso más preocupante es el del pimiento, producto especialmente sensible al líquido elemento. «Esperemos que en las próximas jornadas podamos ir al campo y ver cómo ha quedado, pero aquello que se demoraron en recoger la primera carga es muy probable que las lluvias hayan hecho que el producto terminase en el suelo o directamente se abriese», apunta el director técnico de la IGP del Pimiento Asado, Roberto Fuertes.

Unas condiciones climatológicas que están arruinando las previsiones de la campaña, que apuntaban a remontar el mal dato de la pasada cosecha cuando el mal tiempo, solo permitió la recogida de 40.000 kilos de pimiento. Así se apuntaba a un incremento de la campaña, llegando a rozar los 100.000 kilos, cifra que a estas alturas de campaña se antoja una quimera. «Los que hayan recogido la primera carga es probable que la lluvia los haya cogido con el fruto en proceso de maduración y si ahora levanta el tiempo se pueda recoger la segunda cosecha», apunta Fuertes.

Por lo que respecta a la uva, la variedad Godello ya se ha recogido prácticamente al ciento por ciento, mientras que en su conjunto, la vendimia ya ha superado su ecuador con un estado óptimo de calidad. «La calidad de la uva que entra en la bodega no se va a resentir, porque todas tienen prácticamente mesas de selección y el viticultor ya realiza una primera selección en la viña», apuntan desde el sector, dando por segura la aparición de la botritis en la recta final de campaña.

La lluvia de los últimos días hace temer por la cosecha de pimiento del Bierzo