miércoles 25/5/22
Los trabajadores se concentraron a las puertas del lugar en el que se celebró la reunión. ANA F. BARREDO

Ni manifestación, ni paros, ni huelga general, ni presión social ni el ofrecimiento de la Junta de Castilla y León de hacerse cargo del coste de un expediente de regulación temporal de empleo que supla el ERE. Nada frena la intención de LM Wind Power de despedir a 393 trabajadores de la factoría de palas eólicas ubicada en el polígono industrial de La Llanada (Santo Tomás de las Ollas) y modificar las condiciones laborales del conjunto de la plantilla de más de mil trabajadores. La dirección se enroca en los despidos, la hoja de ruta está marcada desde el principio y no hay posibilidad de negociación. Al menos eso es lo que volvió a denunciar el comité de empresa ayer, al término de la sexta reunión negociadora celebrada en Ponferrada. La penúltima de las programadas para tratar de alcanzar un acuerdo que el comité da por imposible. Su presidente, Gabriel Garnelo, calificó de «vergonzante» la actitud de la dirección y aseguró que tan siquiera se dan garantías de viabilidad de la planta a futuro.

«No quieren negociar, no aportan documentación justificativa, no valoran ninguna de las propuestas de la parte social y, por supuesto, ningunean la propuesta de la Administración autonómica», denunció Garnelo al término de la reunión celebrada coincidiendo con la primera jornada de la huelga de cinco días secundada por el total de la plantilla para tratar de cambiar el rumbo de los acontecimientos. Además del piquete instalado en la fábrica para impedir las entradas y salidas de material, un amplio número de trabajadores y familiares de estos se concentró ayer a las puertas del lugar en el que se celebró la reunión, en La Martina, para calentar el encuentro.

«No quieren negociar»
«Ni siquiera ofrecen ninguna garantía documental de la viabilidad de la planta a futuro»

«Hemos realizado una propuesta con más de 20 puntos de negociación y la compañía se limita a negarlos o a no valorarlos. Además, ni siquiera ofrecen ninguna garantía documental de la viabilidad de la planta a futuro. Ni existe ni quieren un compromiso de futuro», afirmó el presidente del comité de empresa, descontento también con el compromiso real mostrado tanto por la Junta de Castilla y León como por el Ministerio de Industria. Respecto a la primera, Garnelo lamentó que no hayan respondido a la solicitud de participar de manera presencial en la negociación. Al segundo le achacó desinterés después de que la ministra asegurara que el asunto es competencia de la Administración autonómica, como autoridad laboral.

«No hemos tenido ningún contacto con los representantes autonómicos desde que solicitamos su mediación. Tal vez el problema no sea tan grave como para que tengan que interrumpir sus vacaciones o, tal vez, la localización de la empresa en el Bierzo, tan lejos de la capital autonómica, no merezca ningún esfuerzo para nuestros políticos», criticó el presidente del comité de empresa de LM Wind Power, que respecto al Gobierno aseguró desconocer cuál es su «posición para la defensa de los puestos de trabajo». «No percibimos el compromiso necesario con la comarca del Bierzo. Al menos, no el que tendrían si la fábrica estuviera situada en otras provincias o comunidades autónomas», concluyó.

Esta semana concluye la negociación oficial del ERE y la postura de la empresa no da más margen de acción. Aún así, el comité garantiza que el ánimo de lucha se mantiene intacto.


La concentración estuvo apoyada por las familias. ANA F. BARREDO

LM se enroca en los 393 despidos sin margen al diálogo pese a la huelga
Comentarios