jueves. 09.02.2023
| Crónica | Un día para el consumo |

Los avispados de las rebajas

Aglomeraciones, colas para pagar y hurtos ocasionales de carteras se suceden en algunos establecimientos céntricos de Ponferrada durante el primer día de las rebajas
El primer día de rebajas en los comercios de Ponferrada sirvió para que alguna consumidora se llevara ayer una sorpresa a la hora de pagar. Y no precisamente por los descuentos. Los apretones y las largas colas ante las cajas de algunos establecimientos de ropa del centro de la ciudad fueron el mejor escenario para que el habitual amigo de lo ajeno que recorre los mercados aprovechara la mañana para llevarse alguna cartera, aunque a última hora del día sólo se había presentado una denuncia por hurto en la Comisaría. No es de extrañar que los carteristas hicieran su aparición, aunque fuera de forma ocasional, en determinados establecimientos. La afluencia de gente a algunas de las tiendas de ropa de la calle Camino de Santiago, por citar una de las que más locales concentra, fue tan importante que en establecimeintos como el de Zara, el de mayores dimensiones y el más popular, llegaron a producirse forcejeos entre algunas clientas por la misma prenda y era necesario aguardar treinta minutos haciendo cola para pagar a media mañana. «Nosotras no hemos salido mal paradas, sólo nos ha llevado veinte minutos pagar», decía ayer Josefina Cerezales y su hija adolescente, Rocío López, que se habían acercado a curiosear las ofertas y regresaban a casa con un anorak y una chaqueta de punto y sin sufrir mayores incidencias. La misma vorágine se observaba cruzando la calle, en el establecimiento de la cadena Mango, donde el letrero del 50% de descuento se repetía en los estantes convirtiéndose un reclamo casi irresistible. «Esperamos recibir hoy tres o cuatro veces más clientes que un día normal», comentaba, apresurada, la encargada del local, Antonia Macías, haciendo un paréntesis de segundos en su apresurada tarea para atender al periodista. Desde la Asociación Provincial del Comercio, que en Ponferrada agrupa a doscientos comerciantes, se temía ayer que los clientes se desplazaran a los grandes establicimientos de León. «Que la gente mire primero en Ponferrada y compre aquí, porque tenemos suficiente oferta y atractiva. Luego si no encuentra lo que busque, que mire en otros sitios», pedía el responsable patronal, Abel Ángel Macías. Por lo demás, no faltaron compradores que tras revisar perchas y escaparates a lo largo de la ciudad observaron como el precio sin rebaja de ciertos artículos era superior al de semanas atrás. Este periódico pudo comprobarlo en el caso de unos zapatos.

Los avispados de las rebajas
Comentarios