martes 24/5/22
Patrimonio

El Louvre cataloga la patena y el cáliz de Peñalba como asturianos

La web del Museo parisino asegura que la localidad berciana se encuentra en el Principado
DL3P14F3-19-22-25-4
Ficha de la polémica de la página web del Museo del Louvre. DL

Quien quiera contemplar dos de las joyas del patrimonio berciano, como son el cáliz y la patena del abad Pelayo, popularmente conocidos como el cáliz y la patena de san Genadio, no tiene más remedio que ir al Louvre de París, pero allí se encontrará con la sorpresa de que figuran como de procedencia asturiana. Y es que, según las fichas de ambas piezas que figuran en la web del museo —https://collections.louvre.fr/recherche?q=penalba—, Peñalba de Santiago es una localidad del Principado de Asturias.

La revisión del inventario del primer museo de Francia se realizó en 2020 y la ficha que se puede consultar online ofrece una completa información sobre ambas piezas, que se pueden ver en la sala 502 del ala Richelieu, en el escaparate 13.

La fecha de la autoría del cáliz y la patena se sitúa entre los años 1135 y 1140, son de autor anónimo y tienen una altura de 13 centímetros, un diámetro de 10 y un peso de 77 gramos, en el caso de la copa, y 13,3 centímetros de diámetro la patena. Están hechos en plata y algo de oro también. Ambas obras de orfebrería pertenecen a la Colección de Obras de Arte de la Edad Media, Renacimiento y Época Moderna del Museo parisino.

El cáliz y la patena eran conservados en el altar de san Genadio de la iglesia de Santiago de Peñalba hasta el siglo XIX. No se conoce en qué momento de la historia fueron trasladados a Astorga, pero la versión más extendida es que un responsable de la diócesis asturiciense, bien un canónigo o el propio obispo de Astorga, regaló ambas piezas al cardenal Moreno, arzobispo de Valladolid y después también de Toledo, a cuya muerte los herederos las vendieron a un anticuario, quien en 1886 las revendió mediante subasta pública al Museo del Louvre por un precio desconocido.

Esa versión se ofrece también en la propia ficha del Museo del Louvre que se puede consultar en Internet, que añade el nombre del anticuario, Charles Stein, que se hizo con ellas en 1878 antes de ser adquiridas por el Louvre «en la venta de su colección en París, el 10 de mayo de 1886», asegura el Museo.

Junto con el cáliz y la patena, hay constancia de la desaparición de un tercer objeto de Peñalba de Santiago, un copón de plata que fue fundido en su día según los estudiosos del tema.

El Louvre cataloga la patena y el cáliz de Peñalba como asturianos
Comentarios