viernes 14/5/21
Sanidad

Más de 20 consultorios rurales del Bierzo están cerrados o sin médico

Son datos recabados por CSIF, que denuncia «caos» en algunas zonas por falta de sanitarios
Protesta de los vecinos de Toreno por la supresión de Pediatría, en una imagen de archivo. L. DE LA MATA

Hasta una veintena de consultorios médicos rurales están inoperativos en el Área de Salud del Bierzo en estos momentos, principalmente porque no reúnen las condiciones mínimas necesarias para poder atender a los pacientes con total seguridad ante la amenaza del coronavirus. Las zonas básicas de salud de Fabero, Toreno, Bembibre y Puente de Domingo Flórez son las peor paradas, pero la situación es «caótica» a nivel general, según ha denunciado el sindicato CSIF, que también hizo hincapié en la excesiva asistencia telefónica que se ha convertido en norma general en algunos pueblos, donde solo se atiende al paciente de manera presencial en caso de necesidad. Detrás de ello, la falta de profesionales para poder asistir en cada uno de los consultorios. Pero no solo eso, también falta de medios, ya que muchos de estos centros ni siquiera tiene conexión a internet para poder acceder al sistema informático Medora y gestionar las citas e historiales.

En Cortiguera, Salas de la Ribera, Cueto, Villamartín de la Abadía, Posada del Bierzo, Tombrio de Abajo, Tombrio de Arriba, Santa Cruz del Sil, Villamartín del Sil, Argayo, Sorbeda, Barjas, La Ribera de Folgoso, Tremor, San Román de Bembibre, Castropodame, Palacios del Sil, Caboalles de Arriba, La Barosa y Cabeza de Campo no hay atención médica y, en la mayoría de los casos, los consultorios están cerrados, es decir, no tiene tampoco atención de enfermería. No sucede esto en Salas de la Ribera, donde la enfermera sí acude un día a la semana; ni en Barjas, que no tiene médico pero sí enfermera. Tampoco en los pueblos que pertenecen a la Zona Básica de Salud de Bembibre (La Ribera, Tremor, San Román y Castropodame), sin consulta médica pero sí con servicio de enfermería, según los datos ofrecidos por el sindicato CSIF.

Efecto pandemia

En la mayoría de los casos, los consultorios no están en condiciones para garantizar la seguridad de los usuarios

La situación y el análisis de la misma son complejos porque otros muchos consultorios y centros de salud funcionan a medio gas por la falta de profesionales, ya que «hay zonas en las que no se cubren las bajas» y los facultativos y el personal de enfermería disponibles tienen que hacer un sobreesfuerzo para atender la demanda. Es decir, no están cerrados pero sí tiene serias dificultades. Esto pasa, por ejemplo, en la zona de Fabero. «Faltan dos médicos en Vega de Espinareda y es un caos. Todos los días un consultorio periférico queda sin médico por tener que atender Vega. Así, un día no se atiende en Candín, un día no se visita Valle de Finolledo/Burbia, un día no se acude a Peranzanes y otro día no se acude a Lillo», denuncia la organización sindical.

Los cuatro centros de salud urbanos de Ponferrada funcionan con cierta normalidad. El problema está en los pueblos, sobre todo por el estado de las infraestructuras sanitarias. «Cueto, Villamartín y Posada están cerrados desde que empezó la pandemia porque no se han adecuado y no reúnen las condiciones para pasar consulta», detalla CSIF. Lo mismo pasa en La Barosa, Cabeza de Campo y otras dos localidades más dependientes de Friera. Sus vecinos tienen que desplazarse hasta este último pueblo «debido a las deprimentes condiciones en la que se encuentran sus respectivas infraestructuras», lamentaron fuentes del sindicato.

En el caso de Bembibre, el problema es la carencia de profesionales porque «hay plazas sin cubrir o sustituir de médicos periféricos» y «los que están trabajando se tienen que quedar en el centro de salud» y no se desplazan a los consultorios. Así, además de los ya citados que no tienen atención médica, faltan un facultativo en Torre del Bierzo y dos en Bembibre, según los datos recabados por CSIF a los que ha tenido acceso este periódico.

En Toreno sigue sin haber pediatra y la atención sanitaria de Tombrio de Arriba, Tombrio de Abajo, Langre y San Miguel de Langre está concentrada en Berlanga, principalmente con consulta telefónica. Los mismo pasa con los pueblos que pertenecen a Páramo del Sil y que tiene consultorios. Todos están cerrados y la atención, centralizada en Páramo. Tampoco Puente de Domingo Flórez ha recuperado el pediatra y en Fabero «no se cubren las salidas de guardia» del personal de enfermería, relataron fuentes de CSIF.

En Villablino, la organización recordó que lleva tres años sin una de las dos plazas de Pediatría y denunció que el consultorio de Caboalles de Arriba hace un año que no tiene médico. Tampoco en Palacios del Sil hay atención médica desde hace meses por una baja laboral.

Más de 20 consultorios rurales del Bierzo están cerrados o sin médico
Comentarios