miércoles 27/1/21
Mesa redonda

Más planificación, ayudas y apuesta por las nuevas generaciones de Bercianos

Un momento de la mesa redonda que puso el broche final a la primera jornada del II Congreso sobre la Economía del Bierzo. L. DE LA MATA
Un momento de la mesa redonda que puso el broche final a la primera jornada del II Congreso sobre la Economía del Bierzo. L. DE LA MATA

La primera jornada del Congreso sobre la Economía del Bierzo terminó con una llamada a la sociedad berciana para  "reciclarse" tras un siglo de actividad económica ligada al carbón y con una llamada para que las nuevas generaciones para que vean que hay futuro en su tierra. Moderada por la periodista de Diario de León María Carro, los cuatro protagonistas de la mesa redonda "Sanidad, población y empleo" dieron una visión del Bierzo ajena a los políticos, con una exigencia común. Hay que dar ayudas al emprendimiento para que sean los verdaderos motores de un cambio necesario y urgente. Eso sí, con planificación.

   El rector de la basílica de la Encina, Antolín de Cela, en su condición de administrador de la Real Fundación del Hospital de la Reina, destacó los números de una entidad que ha creado 140 empleos. Cifras también como las 21.000 pruebas diagnósticas que hacen cada año o las 1.650 intervenciones quirúrgicas que muestran el nivel de un centro "que es de todos los bercianos" y que se ofrece incluso para paliar el déficit de oncólogos que tiene ahora mismo el Hospital del Bierzo.

   El presidente de la Asociación El Reloj, José María Vázquez, que fue el siguiente en tomar la palabra, alertó sobre la pérdida de población y el envejecimiento y pidió a las Administraciones una "planificación" que tenga en cuenta a las pequeñas y medianas empresas, a la hostelería y al comercio.

   Felipe Álvarez, presidente de Templarium, la organización de comercio más importante de Ponferrada, coincidió con Vázquez en que "por desgracia, el Bierzo no tiene industria" pese a que los bercianos, históricamente, han sido un pueblo emprendedor, y la poca que ha habido se está "desmantelando desde los años 80", añadió. "Me da igual la ideología; lo cierto es que si no hay industria, no hay bares, no hay comercios... Y los universitarios, si no tienen acceso al mundo laboral, se van a Madrid, a pagar 500 euros por vivir en una habitación". "De que vamos a vivir -se preguntó-. Dónde van a trabajar". Según Álvarez, Ponferrada "está herida de muerte" si no integra la zona alta con la comercial a través del Camino de Santiago y otras iniciativas para que el visitante se quede y no sólo visite el castillo. El río, según José María Vázquez, es la mayor oportunidad para desarrollar un proyecto de ocio con actividades en el río y hostelería que precisamente ayude a esa integración urbana.

En el mismo sentido crítico, el concejal de Obras, Urbanismo y Acción Social del Ayuntamiento de Congosto, Luis Francisco Diéguez, fue contundente: "Tenemos un camino negro como el carbón y las Administraciones no nos hacen caso. No se quiere ayudar a los hijos para que se queden en el Bierzo". Y es que, en su opinión, la reconversión de la minería fue en realidad "una destrucción" para la comarca, porque no hubo planificación, aunque dejó como mensaje optimista, como todos los protagonistas de la mesa: "Los bercianos somos gente luchadora".

  Para Felipe Álvarez, sin industria no habrá futuro, y por eso emplazó a la Junta de Castilla y León a apostar por la comarca, crítica que no compartió Diéguez, que aseguró, en esta ocasión en alusión al Gobierno Central, que "estamos gobernados por gente que no entiende". Fue en este punto donde Antolín de Cela abundó en el carácter emprendedor de los bercianos con los propios datos del Hospital de la Reina, que ha multiplicado en los últimos años el número de profesionales, la mayoría cualificados.

  La conclusión, para Antolín de Cela, es clara: la sociedad berciana se tiene que "reciclar" desde la educación y la escuela "para saber crear empresas". "Ya no está la mina", advirtió; es hora de empezar de nuevo.

Más planificación, ayudas y apuesta por las nuevas generaciones de Bercianos