sábado 27/2/21

Memoria viva para que nunca muera el cine Adriano

Los proyectores del emblemático local se expondrán en el Bergidum y la Casa de Cultura
Momento en el que la segunda máquina de proyección es cargada en el camión que las llevó a dependencias municipales. L. DE LA MATA

La piqueta está acabando con el lugar donde se ubicó el antiguo cine Adriano en la calle del Cristo, pero Ponferrada seguirá conservando su memoria en la Casa de la Cultura y el Teatro Bergidum, donde se instalarán los dos proyectores que ayer se rescataron de la demolición total del antiguo edificio.

«Queremos ubicarlos en dos espacios emblemáticos, porque son memoria de Ponferrada», explicó ayer la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Ponferrada, Conchi de Vega. En la Casa de la Cultura se colocará uno junto a otros recuerdos del viejo cine que la familia propietaria donó también hace un tiempo, mientras que en el Bergidum se instalará el otro como parte de toda una época que ha marcado a generaciones de ponferradinos.

A primera hora de la mañana, operarios del Ayuntamiento procedieron a su traslado desde lo que queda del antiguo cine. Ayudados por una grúa y después de que la propiedad actual quisiera donarlos como gesto hacia la ciudad, salieron como si formaran parte de una película más para bajar el telón definitivamente de un solar llamado a albergar nuevos sueños, quizá de una importante multinacional ligada al mundo de la ropa, cuya historia también nació en parte en la misma Ponferrada del cine Adriano.

Las dos máquinas de proyección cinematográficas comenzaron a funcionar en 1962 y estuvieron operativas durante más de dos décadas. Para muchos ponferradinos, como Eduardo Fernández, actual embajador de la Ponferradina, el cine Adriano significó mucho más que un cine, escribió hace un mes en su Facebook cuando entraron las primeras excavadoras.

Pese a que el cine Adriano ya cerró en el año 1984, allí permanecieron intactas, como si el tiempo no hubiera pasado por ellas. Se trata de dos máquinas de proyección de carbones y, según fuentes municipales, se encuentran en perfecto estado. Ayer, parecía que estaban preparadas para la sesión de las cinco de la tarde. Lo único que ayer eran las protagonistas de los vídeos que con móviles de última generación grabaron el momento para deleite de las redes sociales.

El cine Adriano fue parte de lo que Jesús Álvarez Courel ha definido como ‘la Ciudad del Dólar’, aquella Ponferrada que creció y se divirtió al calor del carbón floreciente de las cuencas mineras bercianas, cuando el acelerador de la vida se pisaba a tope.

Memoria viva para que nunca muera el cine Adriano
Comentarios