viernes. 01.07.2022
Emprendimiento rural

El milagro agrícola de Corullón con las cerezas y la huerta

La Asociación Agroalimentaria ha comenzado a comercializar por primera vez este preciado fruto con la unión de 26 productores jóvenes
Begoña Bello es la presidenta de la Asociación Agroalimentaria que estos días recoge la cereza. ANA F. BARREDO

Es sabido que la unión hace hace la fuerza y en el caso de Corullón, su máximo exponente es el trabajo de un grupo de pequeños productores que se han unido para comercializar productos agrícolas y naturales de gran calidad. Son 26 productores de cereza de la zona que por primera vez han podido empezar a comercializarla a través de la agrupación en la Asociación Agroalimentaria de Corullón.

La entidad la preside Begoña Bello, una joven entusiasta que, dedicada profesionalmente a la miel, a través de la firma Miel Amores, explicaba ayer para este periódico que, por fin, este año (desde esta semana) han empezado a comercializar de forma directa y unida la preciada cereza de la zona. Se trata de un proyecto en común que beneficia al conjunto, y que cuenta con la ayuda del Ayuntamiento de Corullón, que ha puesto a su disposición los locales y la maquinaria necesaria para empezar a trabajar en lo que es la manufactura y venta del producto.

La filosofía que mueve a este grupo de 26 productores, con edades dispares (el más joven tiene 23 años) es la de ofrecer un producto de primera calidad como es la cereza directamente al consumidor, sin intermediarios (como mucho uno). De esta forma, el precio final es más bajo, comiendo una cereza de primera.

De primera mano
Los productores invitan a sus clientes a conocer de primera mano su trabajo en la huerta y los frutales

¿Cómo lo hacen? Pues echando mano de las redes sociales, de las plataformas de venta directa al consumidor on line. Y les funciona, a juzgar por lo que ayer comentaba Begoña Bello, quien precisamente estaba en el local municipal esperando la llegada de visitantes para que vean de primera mano en la finca los cerezos e incluso puedan recoger el producto que luego se llevan a casa para comerlo.

El año pasado, la pandemia impidió que se pudieran comercializar estas primeras cerezas que agrupa esta Asociación Agroalimentaria de Corullón, pero ahora va la vencida y el mercado gallego (uno de sus grandes clientes) ya ha empezado a comprar cereza de la zona desde el pasado martes.

Cuenta Begoña Bello que, aunque afectaron las heladas tardías a la floración, y que incluso las lluvias de la semana pasada tampoco ayudaron mucho, al final sí han logrado un buen calibre en la cereza, con estupendo sabor y calidad.

El alcalde de Corullón, Luis Alberto Arias, es uno de los impulsores de estas iniciativas. De hecho, es el que tras múltiples reuniones con los vecinos y otros contactos, ha facilitado infraestructura necesaria para que los pequeños productores de su municipio puedan empezar con la ayuda de las herramientas necesarias, maquinaria para procesar y local compartido. Estas herramientas técnicas sirven no sólo para el trans formado de cereza, sino también para la castaña, la miel y una larga lista de productos de la huerta de Corullón, que tanta fama mantiene desde hace décadas.

Jóvenes trabajando en el local cedido por el Ayuntamiento de Corullón. A. F. B.

El milagro agrícola de Corullón con las cerezas y la huerta