domingo 28/2/21

El Ministerio agiliza los trabajos en la Gran Corta

La restauración saldrá a la vez que otra mina en Villagatón

El Gobierno recoge propuestas para una norma de terrenos degradados

La directora del Instituto para la Transición Justa, Laura Martín Murillo, confirmó ayer la restauración de la Gran Corta de Fabero, que el pasado jueves fue presentada por Tragsa en el Ayuntamiento de la cuenca minera con una inversión total de 38 millones de euros y un plazo de ejecución de cuatro años.

Laura Martín Murillo recordó que ya en diciembre se anunció que era inminente, en una actuación donde también se incluye otra mina en Villagatón y la que se ejecuta en Nueva Julia, en Laciana. «Estas dos nuevas iniciativas muestran el compromiso del Instituto para la Transición Justa con la restauración del territorio, por sus efectos sobre el empleo —especialmente para los excedentes de la minería—, la reactivación de la actividad económica en la zona y por la recuperación ambiental de amplias zonas degradadas por la actividad minera», señala.

El Gobierno, por otro lado, prepara una norma general para actuaciones como en la Gran Corta, consecuencia de la actividad minera o por el cierre de térmicas o centrales nucleares, que tiene como novedad la participación ciudadana en un periodo de consultas que concluyó el pasado 15 de diciembre.

Entre las conclusiones, destaca la necesidad de paliar los problemas medioambientales y mitigar el impacto sobre el paisaje, sin olvidar la restauración con un enfoque social que genere actividad y apueste por la atracción de actividad industrial.

En la encuesta se recogieron 28 propuestas, que serán contestadas una a una por el Ministerio. El 36% de ellas, administraciones, seguidas con un 21% por asociaciones de vecinos, culturales... y en un 18% por empresas y, en el mismo porcentaje, por asociaciones profesionales y sindicatos. El 7% restante fueron a título individual.

Este tipo de actuaciones se tienen que contemplar, según los que participaron en la encuesta, como una actuación global, con especial sensibilidad con los antiguos trabajadores de las minas.

La encuesta se realizó en base a unas preguntas, como qué beneficios, a su juicio, tiene que tener una restauración. En primer lugar, la respuesta mayoritaria fue que el empleo y un dato relevante, que también se debe ver desde el plano de la lucha contra la despoblación. En ese sentido, destacan también las que piden una diversificación y una decidida apuesta por la innovación. Y todo con un aspecto más a tener en cuenta. Apostar por empresas de difícil deslocalización.

Otro aspecto interesante y mayoritario fue la necesidad de preservar el patrimonio minero.

El Ministerio agiliza los trabajos en la Gran Corta
Comentarios