lunes 09.12.2019

La Miño-Sil activa un plan para evitar la plaga de mejillón cebra en los ríos

El estado de los ecosistemas es bueno, salvo por alguna especie arbórea no agresiva.

El estado actual de los ecosistemas fluviales del Bierzo es óptimo y libre de especies invasoras —salvo alguna arbórea no agresiva—. Por ello es importante mantener dicha armonía y en ello trabaja ya la Confederación Hidrográfica Miño-Sil que ha activado un plan de prevención para evitar la llegada a la cuenca del temido mejillón cebra, que ocasiona graves problemas en los ecosistemas de los ríos y también en las infraestructuras ligadas al agua, como los sistemas de riego o las centrales hidroeléctricas. Y es que los adultos de esta especie «pueden taponar las rejillas de entradas, tuberías y las turbinas de las centrales», según explicó la jefa de sección del área de Gestión Medioambiental de la Miño-Sil, María Esther de Castro.

Ella misma aseguró que exterminar una plaga de estas características supondría un importante desembolso económico para eliminar, sobre todo, los adultos, que son los que pueden provocar los colapsos en la circulación del agua. De ahí la importancia de la prevención, sobre todo en las actividades de navegación. «El mejillón cebra es un problema en las cuencas del este —fue en el Ebro donde comenzó— y todas las cuencas que vierten hacia el oeste, como la Miño-Sil, Guadiana o Tajo estamos en alerta, haciendo campañas preventivas para asegurarnos no sólo la ausencia de adultos, sino también de larvas», apuntó de Castro, explicando que se ha activado un protocolo de limpieza de embarcaciones por el cual «en caso de que se concedan autorizaciones de navegación, los propietarios de las mismas están obligados a limpiarlas antes de entrar en las aguas de la cuenca».

La información directa al ciudadano y las campañas de sensibilización son también parte de la estrategia de prevención. Y precisamente a esto contribuyó ayer Cruz Roja León, que celebró en el Teatro Villafranquino de Villafranca del Bierzo sus cuartas Jornadas Medioambientales, centradas este año en las especies invasoras y el peligro que éstas suponen para las especies autóctonas. Fue en este contexto en el que la jefa del área de Gestión Medioambiental de la Confederación garantizó que el estado de los ríos de la comarca es «bastante bueno» y «no se aprecian problemas importantes» más allá de una invasión de especies arbóreas y arbustivas —muchas asociadas al medio agrícola— que, no obstante, no crean problemas en el ecosistema fluvial. «Es recomendable que no estuvieran ahí porque no están adaptadas a las condiciones del medio y no soportan bien las crecidas, pero en principio no hay mucho problema con ellas», dijo de Castro.

La Miño-Sil activa un plan para evitar la plaga de mejillón cebra en los ríos