martes 15.10.2019
Reservas hidráulicas

La Miño-Sil asegura 30.800 metros de cauces con riesgo de inundación

Ha realizado casi 50 intervenciones por 460.000 euros y en previsión hay otras seis hasta noviembre
Imagen del río Oza. DL
Imagen del río Oza. DL

Las inundaciones que el este y el sur de España han sufrido como consecuencia de la gota fría han reabierto el debate sobre el estado de conservación y limpieza de los ríos. Un problema que no está circunscrito únicamente a estas zonas del país, sino que se produce de forma generalizada y que está detrás de daños importantes que el propio Bierzo ha padecido en más de una ocasión en los últimos años. Uno de los casos más recientes y sonados fue el del río Oza a su paso por Toral de Merayo, hace un año. Para evitar este tipo de situaciones ante la inminente llegada de la época de lluvias, la Confederación Hidrográfica Miño-Sil ha intervenido en una docena de zonas tipificadas de riesgo potencial significativo de inundación (ARPSI), con un medio centenar de actuaciones. Además, en previsión están otras seis acciones en el mismo número de municipios que se ejecutarán antes del mes de noviembre.

El objetivo de las inversiones realizadas por el organismo de cuenca dentro de la campaña 2018-2019 es garantizar la seguridad y contrarrestar el riesgo de avenidas. A ello ha destinado más de 460.000 euros. No obstante, la Confederación Hidrográfica recuerda que colabora con los ayuntamientos trabajando en los tramos de cauce que estos solicitan, pero sin olvidar que «el mantenimiento del curso fluvial que discurre por zona urbana es responsabilidad de la administración competente en materia de ordenación de territorio y urbanismo».

Dieciocho zonas, 53 intervenciones, cerca de medio millón de euros y más de 30.776 metros lineales de cauce que han sido y serán objeto de intervención. Estas son las cifras que resumen la acción de la Miño-Sil en los tramos de río con riesgo de inundación. Pero además, «se ha actuado en multitud de emplazamientos que, a pesar de encontrarse fuera de las zonas ARPSI, pudieran sufrir incidencias en el desagüe o bien fuera necesario cuidar su estado ecológico», destacaron fuentes del ente hidrográfico, recordando la resolución del Procurador del Común publicada este mismo mes, que insta a los ayuntamientos a mantener limpios los cauces urbanos.

Páramo del Sil, Toreno, Vega de Espinareda, Balboa, Vega de Valcarce, Villafranca del Bierzo y Corullón, Cacabelos, Ponferrada, Camponaraya, Carracedelo, Congosto, Bembibre, Torre del Bierzo, Folgoso de la Ribera, Igüeña y Puente de Domingo Flórez son los municipios en los que se han realizado inversiones, siendo el Bierzo central (Ponferrada, Camponaraya y Carracedelo) el que suma mayor número de actuaciones y, por tanto, un gasto económico más elevado, destinado concretamente al río Oza y el arroyo de los Barredos.

Sólo en el Oza, la Confederación Hidrográfica Miño-Sil ha intervenido en casi 6.900 metros lineales de cauce, en las localidades de Valdefrancos, San Clemente, Villanueva de Valdueza, Toral de Merayo y Valdecañada. La inversión supera los 65.300 euros. Por su parte, en el arroyo de los Barredos, se han llevado a cabo trece actuaciones concretas valoradas en casi 224.500 euros y que han afectado a 14.617 metros lineales de cauce.

El río Salentinos, el Sil, el Cúa, el Burbia y el Valcarce, el río Bravo, el Boeza, el Noceda, el Cabrera y el río Tremor; así como los arroyos Castellanos (Vega de Espinareda), Valtuilles, Valdueza y de la Reguera (San Miguel de las Dueñas) han sido también escenarios de actuación en los últimos meses.

Eso, respecto a lo que ya se ha hecho y lo que está por hacer en materia de limpieza y adecuación de los cauces ser hará en el arroyo del pueblo de Anllares (Páramo del Sil), en el río Burbia a su paso por Villafranca del Bierzo, en el tramo del Oza en Toral de Merayo, en el río Bravo y arroyo de las Regueras en la localidad de San Miguel de las Dueñas y en el río Boeza, tanto en Bembibre como en Folgoso de la Ribera.

De entre todas las inversiones realizadas por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil en los cauces que presentan riesgo de inundación, la más importante en términos económicos ha sido ejecutada en el arroyo de Los Barredos, dentro del término municipal de Carracedelo. Fueron más de 64.000 euros para 300 metros. También en este arroyo se hizo la segunda inversión más destacada, otros 41.200 euros para 3.150 metros en Camponaraya. El pódium lo completa una inversión de más de 36.500 euros en el río Boeza, a su paso por la localidad de Las Ventas de Albares.

También importantes han sido las partidas destinadas al río Oza en Valdecañada y Toral de Merayo (29.589 euros), nuevamente al arroyo de los Barredos en Carracedelo (26.954 euros) y al río Cúa en Cacabelos (21.701 euros).

La Miño-Sil asegura 30.800 metros de cauces con riesgo de inundación