jueves 13/8/20
Día del orgullo LGTBIQ

Mucho más que un banco de colores

Ponferrada inaugura el banco que representa el respeto a la diversidad, la igualdad y el derecho a amar libremente y pide tolerancia frente al odio
Miembros de la Corporación aplauden a una pareja que se sentó en el banco tras el acto. L. DE LA MATA
Miembros de la Corporación aplauden a una pareja que se sentó en el banco tras el acto. L. DE LA MATA

Un banco con los colores del arco iris ha centrado, en los últimos días, la atención en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada, el que puede considerarse el espacio público más representativo de la ciudadanía. Está ubicado en la confluencia entre un centro educativo, el instituto Gil y Carrasco, y el edificio de la administración que debe velar por los intereses de todos los ponferradinos. Es el banco del respeto a la diversidad, a la igualdad y al derecho a amar libremente sin vetos, sin oprobios, sin odios, sin insultos, con tolerancia y con altura de miras. Es el banco que representa al colectivo LGTBIQ en Ponferrada.

Además del banco, del balcón de la casa consistorial también cuelga una enorme tela arco iris que parece no gustar a todos, que así lo han ido expresando en redes sociales. A ellos precisamente se dirigió ayer el alcalde. Sin tapujos. Así se expresó Olegario Ramón, condenando cualquier muestra de odio como la que se ha vivido en las últimas horas en Cacabelos, donde fueron vandalizados los pasos de peatones pintados con los colores de las banderas LGTBIQ y trans.

Un símbolo legítimo
«Nunca he visto debate en redes cuando ponemos símbolos templarios o los de la virgen de la Encina»

Sobre las críticas por el símbolo que cuelga del balcón consistorial, el alcalde dijo lo siguiente: «Yo nunca he visto debate en redes cuando ponemos los símbolos templarios o cuando ponemos los símbolos de la virgen de la Encina en nuestras fiestas. Nunca he visto ese debate. Por qué se genera ahora y se alude, incluso, a una sentencia del Tribunal Supremo». Una pregunta que se responde sola.

Sea como fuere, el banco está pintado como el arco iris y en el balcón sigue la bandera multicolor porque, pese a lo avanzado desde que en 1969 surgió el movimiento LGTB, «todavía queda mucho por hacer» y mucha visibilidad que dar y en ello coincidieron tanto el alcalde, como la concejala de Bienestar Social, Lorena González; la integrante de Coalición por el Bierzo Berenice Arias y los portavoces del PP y USE Bierzo, Marco Morala y Samuel Folgueral, que también participaron en el acto.

González tiró de cifras que demuestran que aún con el camino andado, los kilómetros que distan hasta la meta son todavía demasiados. «Según los datos de la última macroencuesta europea, un 62% de las personas no heteronormativas ocultan su orientación sexual en su lugar de trabajo y a sus parejas por miedo a represalias o discriminación. Además, un 50% dice sentir miedo y evita coger de la mano a su pareja en espacios públicos por temor a agresiones físicas o verbales. Y un 40% ha declarado haber sufrido agresiones en la calle en el último año», relató.

Tolerancia y respeto por encima del odio es lo que ayer pidieron todos lo que participaron en el acto simbólico que tuvo lugar en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada, incluida la primera pareja que se sentó en el banco arco iris tras su inauguración. Un hecho aparentemente cotidiano pero no tanto como aparenta, porque sigue haciendo falta celebrar un Día del Orgullo para reivindicar el derecho de las personas que pertenecen a este colectivo a amar siendo libres, a mantener relaciones sexuales siendo libres y a ser realmente libres.

Mucho más que un banco de colores