domingo. 29.01.2023

La localización de este campamento romano entre los límites de León y Asturias se realizó gracias a fotografías aéreas, al detectarse una figura rectangular, de 305 metros de ancho y 185 de largo.

Las primeras investigaciones, realizadas teniendo en cuenta la forma del recinto apuntan a que «por su forma rectangular y las esquinas redondeadas, con doble curva, indicarían que su construcción se realizó entre la época cesariana y mediados del S II d.C». Los alcaldes de los municipios donde se radican estos dos asentamientos abogan por su puesta en valor «como complemento al turismo que ya atrae Los Ancares», precisó Álvarez Chacón, a la vez que anunciaba la disposición de los tres ayuntamientos a incluir partidas presupuestarias para acometer actuaciones en la zona.

El hecho de que la zona en la que se asentó este campamento militar romano se haya dedicado, en el peor de los al pastoreo, ha contribuido a preservar los restos de posibles alteraciones por la acción del hombre.

Otra cosa es lo pueda esconder el interior de la fortificación, ya que, por norma general, este tipo de asentamientos no incluían edificaciones permanentes.

Los municipios se inclinan por su puesta en valor como complemento a Los Ancares
Comentarios