martes. 09.08.2022
                      Imagen reciente de las instalaciones del Museo de la Energía, en Ponferrada. ANA F. BARREDO
Imagen reciente de las instalaciones del Museo de la Energía, en Ponferrada. ANA F. BARREDO

El próximo jueves 14 de julio La Fábrica de Luz. Museo de la Energía alcanzará once años en funcionamiento, en los que más de 220.000 personas se han acercado a conocer la antigua central de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP).

El visitante tipo durante el último año (julio de 2021 a julio de 2022), dentro del territorio nacional procede de Castilla y León (24%), Madrid (21%), Galicia (16%), País Vasco (6%), Cataluña (5%) y Asturias (4%), según informó ayer el museo en nota de prensa.

Respecto a la procedencia del público visitante en la comunidad de Castilla y León, se ha registrado un cambio sustancial con una mayoría de personas que acuden de la provincia de León. Además, fruto de la programación que invita a revisitar y acudir a la instalación, el público local de la comarca del Bierzo continúa siendo fiel. El foco de interés en este caso se proyecta sobre aquellas actuaciones relacionadas con el conocimiento del entorno de la propia central, su historia y el acercamiento a la divulgación científica.

En cuanto al público internacional, La Fábrica de Luz. Museo de la Energía ha recibido en mayor medida visitantes de Portugal (29%), Francia (16%), Alemania (10%) y Bélgica (7%).

Un año más se mantiene la tendencia ascendente creada con las actividades para turismo familiar, quienes encuentran en La Fábrica de Luz. Museo de la Energía un elemento de ocio interesante.

El interés por el patrimonio industrial continúa siendo otro de los late motiv para visitar la instalación ya que la antigua central está reconocida como uno de los elementos destacados del patrimonio industrial español. Mención especial merece por su novedad, el refuerzo realizado en materia de educación ambiental con el programa ‘Un museo en verde’, organizado con la colaboración del Centro Ciuden Vivero.

Desde la dirección del museo, Yasodhara López realizó ayer un balance positivo y señaló al futuro con ilusión: «Este año está siendo especialmente satisfactorio, se han realizado grandes avances en el proceso de declaración de la antigua central como Bien de Interés Cultural (BIC). Conlleva tiempo, esfuerzo y trabajo de todo el equipo y nos alegra verlo recompensado. Además, la incorporación de la protección a los jardines y el entorno ha sido un punto adicional en esta puesta en valor». Asimismo, la preservación del patrimonio y la importancia de que el museo se abra a la ciudadanía continúan en el centro de la hoja de ruta de la instalación. «La recuperación, la conservación y la divulgación del patrimonio industrial e inmaterial es clave para el museo, para mantener viva la memoria de sus gentes», insistió ayer la máxima responsable de las instalaciones.

El Museo de la Energía alcanza las 220.000 visitas
Comentarios