jueves 17.10.2019
CRISIS POLÍTICA EN PONFERRADA

Mutismo en el PSOE ante la incógnita de quién sustituirá a Amigo en Ponferrada

La candidata principal guarda silencio mientras que el tercero estaría dispuesto a serlo

El PSOE guarda silencio sobre qué pasará en el Ayuntamiento de Ponferrada tras la dimisión del concejal no adscrito Luis Amigo, previsiblemente a la espera de que la candidata principal a sustituirle, Paula Rodríguez, se pronuncie sobre si acepta o no el reto que se le plantea. De momento, continúa desaparecida, al menos a nivel público, y ninguno de los cargos socialistas consultados por este medio supo determinar ayer si la joven asumirá el acta de concejal o si, por contra —dado que su actual residencia está fijada en Valladolid— renunciará a lo que en principio le corresponde.

A la espera de lo que suceda, algunos sectores del partido han empezado ya a hacer cábalas. El siguiente en la lista es Ovidio Lucio Blanco, que en los últimos tiempos se ha mostrado ambiguo sobre el apoyo original que prestó al ahora alcalde, Samuel Folgueral, alejado de la línea que éste ha seguido. De momento, lo único que tiene claro es que toca esperar. «Hasta ahora no he tenido ninguna comunicación oficial de nada. No me veo como concejal simplemente porque todavía no lo sé, ni se ha presentado la ocasión, ni lo he hablado, ni me lo han hablado», apuntó Ovidio Lucio Blanco, afirmando que «depende de muchas cosas», la primera, la decisión de Paula Rodríguez. «Hay mucho que hablar», concluyó.

Quien sí parece estar dispuesto a asumir el acta de consejal si sus dos compañeros renuncian a la misma es José López Durán, integrante de la corriente más crítica del partido, tanto con el actual gobierno local como con la ejecutiva municipal. «Hay que esperar a que Paula tome con tranquilidad la decisión que considere conveniente y si decide no ir pues que sea Ovidio el que la tome y, luego, si ninguno de los dos quiere, yo tomaré la decisión que considere oportuna. Ahora, si me preguntas si ¿yo estaría dispuesto?, pues a lo mejor sí», respondió Durán a las preguntas de la periodista.

Un edil con mucho poder

Al margen de los movimientos internos que se produzcan de aquí a la designación del concejal definitivo, José Duran hizo una consideración clara. Y es que lo importante es que el PSOE, sea quien sea el edil, recuperará la presencia en el Ayuntamiento en un momento crucial ante la cercanía de las elecciones municipales y después de un año en el que —se lamentó— «el PSOE de Ponferrada ha estado missing (desaparecido), no ha tenido voz».

«Será el único concejal del PSOE en un Ayuntamiento complejo, con IAP, los no adscritos y el PP; es decir, que las decisiones que tome van a ser muy importantes», puntualizó el tercero de los posibles candidatos, dejando entrever cuál sería su camino de ser él el sustituto. «Hay que ver la gente del PSOE qué condiciones pone. Yo creo que el concejal que salga tiene que sentirse agusto y respaldado. Por lo tanto, la ejecutiva local tendrá que ceñirse también a lo que el concejal quiera. Tiene que ser un cincuenta por ciento, no puede ser que se ejecute sólo lo que la ejecutiva diga», espetó el socialista.

Cuestiones del destino, el alcalde de Ponferrada tiene que asumir ahora que la llave para la estabilidad de su gobierno la tiene un edil del partido al que renunció por hacerse con el bastón de mando. La situación y el día a día dependerán de las relaciones que guarde éste. Y es que para nadie son un secreto ya las divisiones internas del PSOE ponferradino. Aún así, en un momento como éste, hasta los más críticos están abiertos al diálogo.

«En la política siempre puede llegarse a acuerdos, no hay porqué trasladar las cuestiones personales a la política, sino no se avanza. Yo con la ejecutiva he tenido mis roces porque de alguna forma apoyaron la moción de censura y, sobre todo, por el año que llevan, pero es cuestión de diálogo», afirmó Durán.

Mutismo en el PSOE ante la incógnita de quién sustituirá a Amigo en Ponferrada