sábado 21/5/22

El senador del PP por León Antonio Silván usó ayer una expresión rotunda para definir la desazón que provoca en el Bierzo, como ya lo ha hecho en La Robla, el derribo de «un símbolo de la pujanza del carbón» como son las chimeneas y las torrres de refrigeración de la central térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil. «Las noticias sobre su demolición, tras la vivida la semana pasada en La Robla, son terribles para esta comarca», manfestó en la nota que difundió tras registrar dos preguntas en el Senado en las que interpela al Gobierno sobre la existencia de planes para evitar la demolición de instalaciones que podrían ser reutilizables o al menos para «salvar» las chimeneas y las torres de refrigeración y que puedan convertirse en un símbolo del legado industrial que la minería del carbón y la central ha dejado en el Bierzo». Silván se une a sí a voces como la del Consejo del Bierzo.

«Las noticias sobre su demolición son terribles»
Comentarios