domingo 29/5/22

La Junta de Castilla y León y el Principado de Asturias mantienen su intención de implicar al Gobierno central en la construcción de la vía rápida Ponferrada-La Espina, terminando la prolongación del primer tramo que hay en la zona del Bierzo desde Toreno a la frontera asturiana por Laciana.

Esta actitud se mantendrá después de que el Gobierno central alegase e hiciera público hace unas semanas que el proyecto de autovía de Ponferrada a La Espina no está en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI 2012-2024), justificando así, una vez más, su falta de apoyo a una reivindicación que facilitaría el acceso del Bierzo a los puertos del Cantábrico y convertiría a Ponferrada en eje de comunicaciones del Noroeste de España, incluido el Norte de Portugal.

Pese a este pronunciamiento, tanto en la Junta como en el Principado de Asturias se aprovecha cualquier oportunidad para recordarle a la Administración central que debe sumarse a esta iniciativa por su valor estratégico. En la vertiente asturiana se sigue adelante con la construcción del vial en dirección a La Espina. Ahora mismo este proyecto sigue activo y en construcción una vez que ha llegado a Salas. El último tramo es Salas-La Espina y está ya en marcha.

El presidente del Principado de Asturias, aprovechó la presencia esta semana de la ministra de Transportes para recordarle la necesidad de darle un impulso final a este vial para unir la parte asturiana con la zona de Laciana y el Bierzo.

El socialista Adrián Barbón le dijo a la ministra socialista Raquel Sánchez que la A-63 debe contar con fondos estatales, como eje vetebrador que beneficiaría también las comunicaciones con Portugal. La obra enlazaría con la aún esperada construcción de la autovía a Orense, la A-76.

Nuevo guiño asturiano al Gobierno con el enlace de la Espina
Comentarios