viernes. 03.02.2023
La pérdida vocacional hace que hoy 84 curas estén al frente de 267 parroquias y 120.000 fieles

El Obispado sólo ha ordenado seis sacerdotes bercianos en doce años

La media de edad de quienes ejercen la labor pastoral en la comarca ronda los setenta años
El obispo de Astorga, rodeado de sacerdotes en una imagen de archivo en la iglesia de La Portela
El descenso en el número de vocaciones es un hecho ineludible para la Iglesia católica. Los seminarios y los noviciados están cada vez más vacios y la edad media de los religiosos va creciendo de manera alarmante. En este sentido, y a modo de ejemplo, cabe destacar como, en los últimos doce años, la diócesis de Astorga ha pasado de ordenar siete sacerdotes al año a reducir el sacramento a tan sólo uno. El número de seminaristas de la comarca se ha reducido en la misma medida y, si en el año 1990 se produjeron tres ordenaciones de seminaristas bercianos, el año pasado tan sólo tuvo lugar una. Además, durante los últimos doce años, esa cifra se ha reducido a seis. En la actualidad, desempeñan su labor pastoral en la comarca 84 sacerdotes, que se reparten 267 parroquias y alrededor de 125.000 fieles. Además, hay quince centros de atención pastoral. Es decir, que cada sacerdote del Bierzo atiende una media de tres parroquias, aunque la mayoría está al frente de no menos de cuatro. En este sentido, cabe destacar el caso del padre Agustín Escuredo Merayo, que se encarga de las parroquias de las localidades de Bouzas, Compludo, Lombillo, Salas de los Barrios, San Cristóbal de Valdueza y Villar de los Barrios, o de Emilio García Santín, responsable de las almas de las parroquias de Candín, Espinareda de Ancares, Lumeras, Pereda de Ancares, Sorbeira, Suertes, Tejedo de Ancares y Villasumil. Otro de los criterios que demuestra la crisis vocacional que sufre la Iglesia católica en España es la edad de los sacerdotes. En el Bierzo, tan sólo dos nacieron en el 70 y en el 72. El resto de los curas que ejercen su labor pastoral en la comarca tienen una media de edad que ronda la sesentena. Esta situación hace que los sacerdotes tengan que desplazarse de una parroquia a otra, con lo que en ocasiones los feligreses pueden encontrarse desatendidos.

El Obispado sólo ha ordenado seis sacerdotes bercianos en doce años
Comentarios