viernes. 30.09.2022

Olegario recula y ordena retirar las matas de la burundanga de la calle

El alcalde de Ponferrada, después de normalizar lo sucedido y dedicarse a su defensa en las redes sociales, rectifica al aumentar la presión social
                      Las matas de estramonio, ayer a las 8 horas. A. F. BARREDO
Las matas de estramonio, ayer a las 8 horas. A. F. BARREDO

La presión social, la queja de los vecinos del barrio y el sentido común, finalmente imperaron. Olegario Ramón reculó. Después de que el alcalde de Ponferrada se cerrara en banda y decidiera mantener las matas de un metro de alto de estramonio (la planta de la alucinógena burundanga), tras conocerlo por este periódico y dedicarse a normalizar lo sucedido en su defensa, en las redes sociales, finalmente cambió de postura.

Olegario Ramón —como regidor municipal es el máximo responsable de coordinar a todos sus concejales, incluida el área de jardines— ordenaba que los servicios de limpieza arrancasen esas hierbas de una calle del populoso barrio de La Rosaleda.

Poco después de las ocho de la mañana de ayer martes, un operario del servicio de limpieza se plantó con una furgoneta en la calle Manuel Fraga de Ponferrada y comenzó con la labor que le encomendaron: Retirar el estramonio con el que se puede producir la burundanga para eliminarlo definitivamente del lugar.

Más de una hora

El hombre se empleó a fondo y arrancó de raíz con sus manos las numerosas plantas, escandalosamente visibles rodeando los árboles de la acera. Como es sabido, esta planta contiene principios perjudiciales para la salud si es utilizada por desaprensivos. Ha sido usada en zonas de ocio nocturno y ha generado denuncias porque, poco menos que deja sin voluntad a quien la ingiere en algunas de las diferentes modalidades. También es sabido que esa misma planta puede tener sus efectos positivos si se usa para combatir enfermedades. Lo mismo que la fusión nuclear puede ser buena si se usa para diagnósticos oncológicos, o para lanzar una bomba atómica.

El trabajador del servicio de jardines necesitó más de una hora para dejar limpio de hierbajos la zona de tierra que rodea los árboles de la calle Manuel Fraga de Ponferrada. Todo lo que arrancaba lo metió finalmente en la furgoneta y se lo llevó de allí para destruirlo.

Desde el Ayuntamiento de Ponferrada mantienen el silencio después de que (hasta en tres ocasiones) este periódico solicitara por escrito una reacción a lo sucedido y si iban a retirar de esa céntrica calle de la Rosaleda el estramonio de la burundanga.

Olegario recula y ordena retirar las matas de la burundanga de la calle
Comentarios