martes 19/10/21
Nieves Concostrina, periodista y divulgadora de la historia

«La opción de la eutanasia no te la puede robar ni dios»

Nieves Concostrina, en una foto reciente, hablará el 20 de julio de los bulos de la Historia. JESÚS POZO

De Diario 16 a la televisión con Pepe Navarro y Mercedes Milá. Y de allí un espacio en Radio 5 que la hizo popular, Polvo eres, donde sacaba partido de los epitafios y de la muerte, hasta que se dejó fascinar por la Historia. La periodista Nieves Concostrina, ahora en La Ventana de la Ser con Carles Francino, hablará de los grandes bulos de la Historia en el curso de verano ‘Periodismo Narrativo en Tiempos de Infodemia’, que organiza on line el centro asociado de la Uned en Ponferrada del 19 al 21 de julio.

—Voy a usar sus palabras en entrevistas anteriores y después le haré una pregunta. ‘Yo era una periodista normal, me quedé en paro y empecé en ‘Adiós’, la revista de servicios funerarios’. ¿Qué tiene la muerte que la hace tan interesante?

—La muerte no es interesante para nada. Solo lo es culturalmente porque forma parte de la vida y nos marca nuestros ritos, religiosamente a algunos. La muerte tiene todas las aristas posibles. Tiene arte, tiene que ver con la economía de las empresas funerarias, con la arquitectura, con todo. La muerte está presente en todas partes porque forma parte de la vida.

—´Hablar como adultos significa que tenemos caducidad, que nos vamos a morir y que lo mejor que podemos hacer es vivir con generosidad’ ¿Eso incluye decidir el momento de irnos?

—Por su puesto que sí. Es una opción personal que no te puede robar ni dios, y cada vez que hablo de dios quiero que me lo pongan en minúscula, porque hay tantos que no quiero darle prevalencia a ninguno. Pues claro que soy partidaria de la eutanasia. Esa es la verdadera libertad, no los que manosean la palabra y solo se aprovechan de la libertad que consiguen los demás; liberad para divorciarse, ellos no quieren divorcio, pero se divorcian; ellos no quieren aborto, pero abortan; y ahora ellos no quieren eutanasia, pero si está mira que bien. Es una opción personal y por su puesto que eutanasia sí.

—’La muerte es el final de todo bicho viviente y quién consiga meterte miedo con ella tendrá el poder’. ¿Cómo hacemos para no tenerle miedo a la muerte?

—La respuesta es no lo sé, porque yo le tengo miedo a la muerte. Yo no me quiero morir. Me encanta la vida, me lo paso muy bien, soy una persona feliz. En ese planteamiento creo que falta la palabra religión, que son los que te meten miedo para tenerte amarrado en vida. No te meten miedo con la muerte, te meten miedo con lo que te va a pasar después de la muerte. Y después de la muerte no hay nada, absolutamente nada, pero ellos te dicen, te va a pasar esto... vas a estar en un caldero ardiendo... pero ese es el mangoneo propio de todas las religiones. Las religiones son las únicas que meten miedo con la muerte de forma interesada.

—Un apunte. ¿La Guerra Civil está mal contada?, ¿o está sin contar?. Recuerdo a más de un profesor que se quedaba en la llegada de la Segunda República para no abrir un melón...

—Eso es porque son los propios profesores los que no están informados de la Guerra Civil. No les han formado, no saben del tema, se escaquean y así no se meten en líos. La excusa siempre es ‘es que no me ha dado tiempo’. Pues haga usted el favor de no entretenerse tanto con la Primera Guerra Mundial, que eso no hay quien lo entienda, o con la Guerra de los Balcanes, que es un follón tremendo, y llegue a la historia más reciente para que los niños sepan el peligro de los fascismos, de las dictaduras y tenga un poco de memoria democrática. Pero ojo, que también conozco a algunos profesores que son maravillosos y vamos que si llegan a la Guerra Civil y hablan de memoria democrática. Depende mucho de la voluntad y el que no les da tiempo ya es una excusa que canta mucho.

—‘La historia es la vacuna contra la mentira’. Dígame una gran mentira de la historia que necesite doble dosis de vacuna.

—Buff. Pues el Camino a Santiago de Compostela. Es el negocio más lucrativo que se ha montado. ¡Y es una mentira como la catedral de Santiago! Santiago no estuvo en España, Santiago no vio a la Virgen del Pilar, otra mentira para sacar pasta en Zaragoza, ¡Santiago no estuvo aquí y mucho menos muerto! El invento del hallazgo de sus huesos es una mentira para montar una ‘multinacional’, como la del 2 de mayo en Madrid. Me gustaría oír al Ejercito español decir cómo dejaron tirados a los madrileños. Hay tantas...

—‘La Historia me ayuda a entender la actualidad. Todo lo que está pasando ahora ha pasado antes’. ¿Qué episodio histórico, por citar un tema de actualidad, ayudaría a entender la situación que se ha generado con los indultos del ‘procés’?

—Pues si hablamos de indultos, el primero que me viene a la cabeza es el de Tejero. Se indultaron a unos golpistas, igual que ellos piensan de los catalanes, que entraron a tiros en el Congreso. No me hablen de indultos catalanes, que eso es un juego de niños comparado con los indultos de los golpistas del 23-F. Y la operación Kitchen es el Watergate, pero mucho más grave; usar el aparato del Estado para beneficio propio. El Watergate le costó la presidencia a Nixon y la Operación Kitchen es lo mismo, usar el apartado el Estado para tapar las mierdas del PP. Es lo mismo.

—‘Tengo dos bestias negras, la monarquía y la Iglesia; dos instituciones que sobreviven gracias a la ignorancia de la gente’. Tendrá usted ‘haters’ en redes sociales por expresarse con tanta rotundidad...

—Supongo, pero no los veo. Twitter es un barrizal escorado hacia la ultraderecha. Yo tengo mi cuenta cerrada por que Twitter es ultraderechista. Por supuesto que tengo haters. La derecha está repleta de cuentas falsas. Hay miles de cuentas falsas que atacan en masa cuando con el algoritmo detectan una palabra. Pero no me llega nada de ello porque tengo una cuenta protegida con candado.

—‘Los reyes de las ‘fake news’ son las religiones monoteístas’. ¿Por qué han calado tanto en la humanidad?

—No es que hayan calado. Es que las religiones se han implantado a palos. Las religiones eran, o conmigo o te mato. El cristianismo empezó matando filósofos y no es que cale es que o estoy con estos o me llevan a una hoguera si les llevo la contraria, o me meten en el potro de torturas. Pero esto pasa en todas las religiones, con los judíos, con los islámicos... No es que calen, es que te convence a cachiporrazos.

—’Tenemos un partido ultraderechista de ideología nazi que pone en duda la violencia machista’. ¿Cómo hemos llegado a esto y cómo lo superamos?

—Llegamos aquí gracias a la desinformación de la gente y a la poca formación. El único remedio es educación, educación y educación. Te tienen que formar y tú, como ciudadano, te tienes que informar. Aquí no vale echar siempre la culpa al empedrado. Que si los políticos, que si los periodistas... Oiga, ¿y usted como ciudadano qué hace?, ¿es que es un bolardo? La información está por todas partes y uno tiene que tener también un poco de pensamiento crítico. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Pues porque los nazis, como hizo Hitler en su momento y como hace ahora la ultraderecha en España, que usa las mismas técnicas goebelianas que usó la Alemania del Tercer Reich y se aprovecha de la ignorancia de la gente. Pero yo no dejo nada aquí. El problema lo tienen quienes tienen hijos e hijas, que anden con cuidado con lo que se les echa encima. Yo me voy a morir y desaparezco.

—’Ha habido guerras infinitamente más dramáticas y con mayor mortalidad, pero no nos bloquearon a todos’ ¿Cómo superamos el trauma de la Covid?

—Es un gran trauma, pero no ha sido lo peor. Ha sido muy escandaloso porque nos hemos encerrado en casa y no había pasado nunca, pero no ha sido más grave que muchas otras cosas que nos han pasado; la gripe de 1918 fue infinitamente más grave que esto. Murieron 100 millones de personas en el mundo y en España 300.000 personas y la población era mucho menor que ahora. En proporción murió muchísima gente. Todas las familias tienen algún muerto de ‘gripe española’. Y ahora se cuenta con la ventaja de que en un año y pico ha salido la vacuna y que tenemos de nuestro lado a la ciencia. En la gripe de 1918 se iban todos a las iglesias, y a contagiarse, porque decían que dios les iba a sacar de aquello. Y la Guerra Civil fue un drama en este pais muchísimo peor que el coronavirus. De esto afortunadamente se está saliendo, pero vendrán otras.

—Y para acabar una respuesta que da a una pregunta recurrente que le hacen; ‘Nunca he pensado en mi epitafio. Yo no dejo de vivir ni un segundo’. ¿En casa del herrero cuchillo de palo?

—Sí. Porque ya te he dicho que me da miedo morirme y no pierdo un minuto pensando en la muerte. Sé que me voy a morir, pero me preocupa más el sufrimiento cuando veo morir a alguien cercano. ¿Qué gano pensando en la muerte? No gano nada, salvo restarme alegría. No sé si esto lo decía Machado citando a otro, ‘cuando tú eres, la muerte no es, cuando la muerte es, tú ya no eres’. ¿Para qué te vas a preocupar de algo que va a llegar irremediablemente?

«La opción de la eutanasia no te la puede robar ni dios»
Comentarios