martes 24/5/22
El alcalde escuchó una intervención de la portavoz de los socialistas de Libre Federación. ANA F. BARREDO

Siete pueden más que seis. El pacto de gobierno entre el PSOE e Izquierda Unida en Cacabelos se estrenó ayer con sus primeras votaciones perdidas y vio como la oposición del PP y del Partido Socialista de Libre Federación por Cacabelos (escisión de los socialistas) tumbaba en sesión plenaria su propuesta de nuevos sueldos para el alcalde, Junior Rodríguez y el el resto del nuevo equipo, pero también la delegación de competencias del Pleno a la Junta de Gobierno Local e incluso el nombramiento de representantes municipales en órganos colegiados externos.

Con el ambiente caldeado después de que el portavoz del PP, Antonio Canedo denunciara en una nota que el alcalde se proponía «subirse el sueldo un 53,45 por ciento» respecto a los emolumentos que recibía en 2019, cuando ambas formaciones habían alcanzado «un acuerdo de caballeros» para garantizar la gobernabilidad de Cacabelos. la sesión sirvió para que los socialistas escindidos —que se presentaron a las elecciones con las siglas Socialistas por Cacabelos y no han alcanzado un acuerdo para formar parte del equipo de gobierno—coincidieran con los argumentos del PP, e incluso considerarán que el incremento de sueldo del alcalde sería aún mayor. Su portavoz, Maika González, estimó que la subida de las retribuciones de Junior Rodríguez —que hubiera cobrado 1.431,40 euros brutos, 1.100 netos, por un 44 por ciento de dedicación de haberse aprobado la propuesta— llegaría en realidad a «un 97 por ciento» más respecto al suelo del anterior alcalde, Sergio Álvarez, lo que le pareció unos ingresos «disparatados».

El PP había lamentado que la retribución base del alcalde salida del «pacto del chandal» —en alusión a la forma de vestir del alcalde en el momento de difundir la fotografía del acuerdo con IU— fuera de 3.253 euros por 14 pagas que se quedaría en 1.431 euros brutos al dedicar al Ayuntaminto un 44 por ciento de su jornada. El regidor trabajará hasta el verano a media jornada como profesor en un instituto de Ponferrada.

El PSOE consideró, si embargo, una tergiversación «torticera y maquiavélica» los argumentos de la oposición y ya había negado antes del Pleno que el alcalde fuera a subirse el sueldo, en primer lugar porque, al igual que el resto de concejales, no cobra nada desde la sesión que octubre pasado tumbó el organigrama con el que arrancó el mandato, al considerar el PP que el PSOE había «traicionado», en expresión de Canedo, el acuerdo de gobernabilidad de 2019 al no dejarle presidir la Comisión Especial de Hacienda, que debía resolver las cuentas municipales de los últimos ejercicios.

El PSOE aseguró que el resto de concejales del nuevo equipo de gobierno iban a cobrar 858 eruos brutos, «poco más de 700 euros netos» y el resto de la copración 100 euros por asistencia a Pleno, 100 por comisión y 50 por asistir a la Junta de Portavoces. «El gasto político del gobierno municipal sería el mismo que el de la pasada legislatura (sic)». Los socialistas aseguraron incluso que los concejales del equipo de gobierno del PP de Canedo «percibían más retribución que lo que presentan los actuales.

Más allá de los sueldos, el portavoz de Izquierda Unida, Gonzalo García, lamentó que los socialistas escindidos ni siquiera aprobaran la representación de Cacabelos en órganos como las mancomunidades del agua, la basura y la depuración. A este respecto, el alcalde recordó que el PP se repartió en su día la representación en órganos supramunicipales con el PP.

García aseguró que el pacto con el PSOE continuará y volverán a presentar un nuevo organigrama a votación plenaria.

La oposición tumba los sueldos del pacto entre PSOE e IU en Cacabelos
Comentarios