domingo. 05.02.2023

Los embalses de la cuenca hidrográfica Miño-Sil han recibido un importante aporte de agua de lluvia en los últimos días, lo que ha supuesto un incremento general de un 20,03%. Ahora mismo, superados en buena parte los problemas de sequía heredados del seco invierno anterior, los pantanos de la cuenca están a más del 75% de su capacidad total.

Los dos embalses más grandes, el de Belesar y el de Bárcena, han experimentado un incremento notable en sus reservas, además de haber contribuido a laminar las posibles inundaciones, ya que son los que mayor capacidad de regulación tienen. El pantano berciano se encuentra ahora mismo al 59%, lo que ha representado un aumento del 15,47%. Muy por debajo todavía del gallego de Belesar, que está a casi el 93% de su capacidad tras haber recibido un aporte de más de 300 hectómetros cúbicos en las últimas semanas de lluvia.

«La precipitación registrada está por encima un poco por encima de la media histórica, lo que indica una recuperación con respecto a la tendencia de sequía», explicaron fuentes de la Confederación.

El pantano de Bárcena ha incrementado en más de un 15% sus reservas de agua
Comentarios