domingo. 14.08.2022
La Tertulia | José Luis Prada, empresario 'A tope'

«La pequeñez es el gran handicap para crecer en lo agroalimentario»

La Tertulia despidió la temporada con un hombre que lleva al Bierzo grabado en la piel y siempre presente en la cabeza. José Luis Prada ha sido pionero en mucho: «Nosotros inventamos los gastrobares», dijo ayer en alusión a la cadena de franquicias en las que se podía probar todo lo bueno de su tierra. Habló sin tapujos, como lo hace siempre
                      Prada, Gavela, Blanco y S. Torné, durante la entrevista. L. DE LA MATA
José Luis Prada en un momento de la entrevista en el programa La Tertulia. L. DE LA MATA

Acaba de ser nombrado oficialmente Hijo Predilecto del Bierzo y acaba también de celebrar, por todo lo alto, el medio siglo de existencia de la marca, Prada A Tope, con la que ha llevado el nombre de la comarca por toda España y medio mundo. José Luis Prada habló de la vida, que es de lo que más sabe, en el programa La Tertulia que emite La 8 Bierzo de la mano de Diario de León. Prada ha sido el último invitado de la temporada para despedir el año televisivo ‘a tope’, como él mismo diría y como empezó su intervención.

UN PROYECTO PIONERO

«Aproveché lo que había e hice cosas que no estaban dentro del contexto establecido. Que José Luis Prada siempre ha ido por delante en muchas cosas no es ningún secreto. Detrás de este espíritu peleón hay una mente activa que, hace 50 años y después, supo aprovechar las oportunidades que ofrecía su tierra y hacer algo diferente a lo que hacían los demás. «Mucha gente se fue, pero yo me quedé con la tiendina en Cacabelos. Eso sí, no podía hacerlo de cualquier manera. Era una lucha diaria por trabajar y hacer cosas que no estuvieran dentro del contexto establecido. Siempre hice las cosas que me gustaban pero de forma que coparticipase el entorno.

UN CAMPO DE MINIFUNDIO

«Las microparcelas son muy difíciles de rentabilizar». Hay mucho terreno ‘a poulo’ en el Bierzo pero Prada habla de ello con los pies en la tierra. Tal vez sea idílico pensar en una recuperación masiva de terrenos de cultivo teniendo en cuenta que el Bierzo es minifundista. «Tenemos un gran problema, las microparcelas que son muy difíciles de rentabilizar. Para competir en el mercado hay que tener espacios grandes. La pequeñez de nuestras parcelas es el gran handicap para crecer en el terreno agroalimentario», aseguró.

PARCELACIÓN

«La concentración parcelaria ya tenía que estar hecha hace años». «Algunos propietarios de parcelas creen que tienen un solar en Lazúrtegui o en Ordoño II de León. Donde se hizo la parcelación se creó riqueza y los que no siguieron gastando zapatilla y galochas», aseguró el empresario. Prada defiende a ultranza la parcelación, asegura que es imprescindible y la única solución posible al minifundismo, pero considera que «no se va a hacer por la interiorización que hay del amor por el terreno pequeño».

REGADÍOS

«Dejar pasar la subvención fue un fallo inconmensurable» La modernización de los regadíos es inherente a la concentración parcelaria. Y en este asunto, José Luis Prada también fue crítico con los regantes del Canal Bajo, que hace una década rechazaron ayudas millonarias para implantar el riego por aspersión en la principal zona productora del Bierzo. Subvenciones que sí aprovechó el Canal Alto. «Eso fue un fallo inconmensurable de los agricultores que ahora echan chispas. Pero eso es por esa cosa de los bercianos, que son cerrados de cojones. Desaprovecharon las subvenciones de una manera total y fueron ellos mismos, no la administración.

EL VINO

«Las cosas tienen que valer lo que tienen que valer». Prada desconfía de una botella de vino que cueste dos euros. «Lo primero que me pregunto es qué recibe el viticultor», asegura. La dignidad del que trabaja las viñas debe ser el primer requisito, el primer paso en la elaboración de un producto de calidad. «El mercado es muy competitivo y la mejor forma es seguir la dinámica de la calidad en la que se está, siempre buscando que el precio que se le pague al viticultor sea bueno, porque sino se cansa y abandona», defendió. «Bierzo es lo que tenemos que defender a capa y espada, como sinónimo de calidad y dignidad».

ENERGÍAS RENOVABLES

«No se puede pasar por el medio de viñedos y romper la estética del Bierzo». No está en contra de la energía renovable, pero sí de que esa energía destroce el Bierzo. «No podemos volver a ser los niños pobres de la película», dijo, aludiendo al Bierzo como productor y despensa energética de España en los tiempos dorados del carbón. Aquello que no ha dejado nada. «Con esto va a pasar igual», advirtió. «Lo que venga, que no venga a deteriorar el medio, porque luego se van y nos dejan mierda. Hay que exigir todo lo exigible para que no se deteriore ni un metro cuadrado».

TURISMO DE CALIDAD

«Hay que cuidar el entorno. Eso crea belleza, adicción y la gente los paga». «Cuando alguien monta un negocio, sea grande o pequeño, tiene que atenderlo con dignidad. La oferta tiene que ser de calidad y hay que cuidar el medio en el que está ubicado. Eso crea belleza, crea estética, crea adicción y la gente lo paga. Cualquier cosa que se haga hay que hacerla con sentimiento y con ánimo de darle a los demás lo que a ti te gusta que te den», defendió José Luis Prada en una entrevista que tardo poco en hacer suya.

«La pequeñez es el gran handicap para crecer en lo agroalimentario»
Comentarios