jueves 21/1/21

Pisonero: «La conectividad ha roto la tendencia de abandono del campo»

La economista defiende que el trabajo del futuro no está en la ciudad, sino en lugares bien conectados
Elena Pisonero intervino en el congreso a través de videoconferencia. L. DE LA MATA
Elena Pisonero intervino en el congreso a través de videoconferencia. L. DE LA MATA

La presidenta de la Fundación para La Maragatería y economista, Elena Pisonero, intervino en el congreso organizado por Diario de León a través de videoconferencia y eso mismo le sirvió para dar pie a su discurso, subrayando el valor de la tecnología y la conectividad y las posibilidades que estas abren para el medio rural. Pisonero aseguró que la cuarta revolución industrial ya está en marcha y que el cambio de modelo productivo es inevitable. El campo que todo el mundo abandonó en pos del desarrollo industrial tradicional puede pasar ahora a «ser parte de la solución».

«Estamos en un momento de transición hacia una nueva era que el coronavirus ha acelerado. Estamos construyendo un nuevo modelo, aunque no seamos conscientes de ello. Hemos constatado que el modelo actual es insostenible. No es posible seguir creciendo como lo veníamos haciendo sin poner en riesgo dos elementos claves: la naturaleza y la sociedad. El futuro va en otra dirección, ya no podemos seguir poniendo fábricas donde queramos», dijo la economista, asegurando que «el espacio físico cada vez es más importante» y, en este sentido, «se ha roto la tendencia irremediable de abandono del campo por la ciudad. El campo pasa a ser un elemento vital gracias a la conectividad», concebida como «una infraestructura básica y esencial».

Elena Pisonero está convencida de que «los trabajos del futuro ya no están en la ciudad, ya no están en las concentraciones de población. Están en espacios bien conectados». «Podremos desarrollar nuestra carrera o proyecto vital con independencia del lugar físico en el que estemos», aseveró. «Hoy es posible tener una actividad en zonas de baja densidad gracias a la tecnología y ahí es donde el campo recupera el valor en términos de calidad de vida», concretó la presidenta de la Fundación para La Maragatería.

La actual pandemia ha demostrado que «la concentración de población es una desventaja» y ha despertado en muchas personas el interés por asentarse en el medio rural para ganar todo aquello que la ciudad les quita. «El campo puede ofrecer una nueva vida, un nuevo enfoque», afirmó Pisonero. Eso sí, siempre y cuando «tenga acceso a una serie de servicios». Servicios que no tiene que ser los mismos que ofrece una ciudad, ya que es imposible compaginarlo todo. «Tener derecho al acceso a infraestructuras y servicios es lo que define nuestra calidad de vida, pero no podemos pretender tener en el campo las características propias de la ciudad. Los bienes y servicios tienen que adaptarse a la realidad del medio rural. No podemos tener un hospital o un teatro al lado de cada persona. Hay que ser consciente de ello», defendió la interviniente en la segunda ponencia del congreso.

Elena Pisonero es una defensora clara de la vida en el campo y asegura que la nueva realidad económica ha demostrado que «irse a la ciudad no garantiza conseguir un empleo». «Me preocupa mucho el futuro de los jóvenes», aseguró, apostando por modelos productivos que «permitan retribuciones adecuadas». «No podemos recuperar actividades bajando los salarios», sentenció ante de afirmar que los empleos que pujarán en 20 años no existen en la actualidad.

«Las ciudades se parecen tremendamente entre sí. Sin embargo, cada ubicación rural es diferente». Este es otro de los puntos a favor del campo en el discurso de Pisoreno, que apeló también a la «identidad y el arraigo».

Pisonero: «La conectividad ha roto la tendencia de abandono del campo»
Comentarios