sábado 21/5/22

Fue en la primavera de 2017 cuando la Mesa del Castaño del Bierzo confirmó la presencia de avispilla en la comarca, detectada por primera vez en Vega de Valcarce, en las localidades más próximas a Lugo. Su extensión continuó en el resto de municipios del Bierzo Oeste, una de las principales zonas productoras, y actualmente la plaga afecta ya al cien por cien del territorio comarcal.

La avispilla induce a la formación de agallas en los castaños, disminuyendo considerablemente la producción de fruto y haciendo más vulnerables a los árboles frente a otras plagas y enfermedades. Sus efectos ya se notan en las producciones de castaña, que han mermado considerablemente en las últimas campañas, afectadas también por razones climatológicas.

Si la aparición de agallas en las ramas que asfixian los brotes verdes fuera poco, recientemente se ha constatado también la presencia de un hongo ligado a la avispilla que causa podredumbre en las castañas. Se llama ‘Gnoniopsis smithogilviyi’ y debilita el castaño, adelantando la caída del erizo y alterando la calidad organoléptica del fruto.

Una plaga de cuatro años
Comentarios