domingo 16/1/22
Arsenio, junto a varios árboles afectados de una de sus fincas. DL

Un agricultor de Quintana de Fuseros, Arsenio Molinero Mansilla, está viendo una auténtica pesadilla. Una plantación de 500 árboles entre robles americanos y cerezos de su propiedad está siendo atacada desde hace un tiempo por una plaga de ratones que, según explica, «va cada día a más». Hasta una veintena, asegura, mata cada día con diferentes venenos y trampas.


Arsenio espera que la Junta tome alguna medida ya que su situación, apunta «es desesperante». No es el único al que afecta en esta localidad perteneciente al municipio de Igüeña, pero es el único que da la cara. «Hay vecinos a los que les ha acabado con fincas de pimientos, de fréjoles... pero nadie dice nada y uno ya no sabe qué hacer...», insiste.

 

En su caso, tiene cinco hectáreas de terreno divididas en varias fincas. Muchos de los árboles plantados, cerezos y robles de forma alternativa, están afectados. «Roen la raíz y los dejan inservibles», explica.

 

La plantación de árboles le ha costado un dinero, entre las plantas y un protector de plástico para su crecimiento, aunque ahora casi lo da ya por perdido.

 

Arsenio Molinero quiere pedir ayuda a la Junta de Castilla y León para que «haga algo».

 

El Ayuntamiento de Igüeña también tiene previsto interesarse por esta situación.

Una plaga de ratones asola fincas de Quintana de Fuseros
Comentarios