domingo 13/6/21
Patrimonio etnográfico en peligro

Un plan para salvar 40 bodegas en Santalavilla

El Ayuntamiento de Benuza y la pedanía promueven la recuperación de las ancestrales excavaciones auríferas de época romana con un proyecto de 50.000 euros elaborado por el Instituto de Estudios Cabreireses
Santalavilla conserva su belleza en una desbordante naturaleza. M.F.
Estado actual de una de las bodegas que se pretende salvar. M.F.

Santalavilla es una de esas joyas rurales que, debido a su apartado emplazamiento, ha mantenido intacta la esencia arquitectónica y el peso de su historia. Hoy, apenas cuenta con habitantes, que trabajan para recuperarlo. Pero hace siglos fue lugar de sabiduría monacal, albergó juzgado con cárcel y dispuso de una fábrica de luz, que convirtió sus casas en las primeras con energía eléctrica propia.

Este pueblo del Ayuntamiento de Benuza, situado en la margen derecha del río Cabrera, fue muy rico, se comía y se bebía bien. Por tanto, contó con un despliegue importante de bodegas y despensas, usando excavaciones de galerías auríferas de los romanos para conservar vino y alimentos. Hoy todo este legado corre el peligro de perderse para siempre, pero según el ingeniero Roberto Matías, autor del proyecto de recuperación, aún están a tiempo de salvarlo.

Con este planteamiento, el Ayuntamiento de Benuza que dirige Agapito Encinas y la Junta Vecinal de Santalavilla han decidido respaldar un plan para recuperar las 40 bodegas abandonadas de Santalavilla. A la mayoría les será retirada la maleza y se limpiarán, pero una de ellas, —la cedida por Caridad Balboa por 25 años, para visita pública— se recuperará en su integridad.

El proyecto fue elaborado por el ingeniero de Minas y gran conocedor de los canales romanos (incluso descubridor de puntos de interés en Llamas), Roberto Matías, para el Instituto de Estudios Cabreireses que preside Jorge Arias. «La recuperación de las bodegas y su entorno aglutina diversos elementos patrimoniales recogidos en la Carta Arqueológica del municipio de Benuza, como son las diversas explotaciones auríferas romanas sobre las que se asienta directamente el casco urbano de Santalavilla», indican en el proyecto firmado por el citado ingeniero y el arqueólogo Rodrigo Garnelo Merayo.

La propuesta
El proyecto contempla, además de las bodegas, habilitar dos miradores y canales romanos

Con todo su trabajo documentado, el Ayuntamiento de Benuza ha elevado al Instituto Leonés de Cultura, dependiente de la Diputación, una propuesta para acometer actuaciones de urgencia y evitar la pérdida de las bodegas. En ese plan, valorado en 50.600 euros, se incluye, además de las bodegas otras actuaciones. Por ejemplo, figura la recuperación de la ruta de los Molinos y canal romano, en un tramo de 0,8 kilómetros. También una segunda ruta de molinos y el canal romano catalogado como C-0, en una distancia de 1,3 kilómetros.

De igual forma, se pretenden habilitar dos miradores: uno al inicio de la ruta desbrozada y otro en la zona conocida como La Corona, además de señalización de todo el recorrido para la visita turística. El acondicionamiento de la bodega y su recuperación para la visita pública, con recreación de su funcionalidad, tendría un coste presupuestado de 6.500 euros. «Las bodegas de Santalavilla forman un conjunto etnográfico singular y pintoresco que merece la pena conservar como seña de identidad en este apartado paraje de la geografía leonesa. Si no se empieza a intervenir, el deterioro que ya se ha producido puede llegar en algunos casos a ser irreversible, con una pérdida patrimonial importante», remarca el informe del proyecto técnico.

Entre tanto, en el pueblo de Santalavilla siguen con las labores para recuperar el pueblo. Son muchas ya las casas restauradas respetando en gran medida los cánones de la arquitectura rural.


Detalle de otras dos bodegas a la entrada del pueblo. M.F.


Juan Manuel Valle, Jorge Arias y Eloy Guerra, en Santalavilla. M.F.

Un plan para salvar 40 bodegas en Santalavilla
Comentarios