viernes. 02.12.2022

«No se puede pagar dos veces por la basura», dijo Samuel Folgueral. «Los ciudadanos están asfixiados; el alcalde está desconectado del municipio», denunció Ruth Morales. «En el Ayuntamiento hay que hacer política de izquierdas. No puede pagar la misma tasa alguien del Puente Boeza que un chalé de la Rosaleda», advirtió Manuel de la Fuente. «El alcalde sólo quiere apretar al contribuyente con su voracidad fiscal, y queremos revertir una situación injusta», resumió Marco Morala del PP el pasado 3 de junio, cuando los firmantes de la petición de un Pleno extraordinario sobre el «tasazo» de la basura comparecieron en la plaza del Ayuntamiento.

En el escrito presentado en el registro, los tres grupos y el edil no adscrito plantearon «reconsiderar el elevado esfuerzo fiscal» de los vecinos y vecinas de Ponferrada y la necesidad de tomar medidas de apoyo, no sin dejar de recordar las quejas «incesantes» de la ciudadanía por la nueva tasa de basura aprobada por el tripartito.

«No podemos seguir instalados en esta especie de esquizofrenia fiscal, manteniendo una presión difícil de justificar por injustificable, en el peor momento de la crisis que se vive, especialmente con los tributos regresivos que gravan por igual a todas las personas con independencia de su renta», señalaba el escrito.

Los firmantes pidieron un plan fiscal «racional y justo» que ayude a las empresas y a las familias a salir de la crisis», que pasaría en primer lugar por la eliminación de la tasa de la basura implantada por el tripartito y plantearía otros escenarios, a la espera de los correspondientes informes técnicos, para modificar la ordenanza fiscal del IBI «mediante el ajuste a la baja del tipo impositivo (actualmente establecido en el 0,78) y la de la tasa de la basura —no la del tasazo— «mediante el ajuste fiscal a la baja en virtud del valor catastral» (vivienda, alojamiento, local, establecimientos de actividad industrial) para que «combinando ambas modificaciones a la baja —IBI y tasa de basura— se alcance la eliminación de la subida tributaria impuesta a la ciudadanía (...) debiendo ser intencionadamente progresiva» para que las rentas más bajas paguen menos.

Ante el Pleno, el alcalde, Olegario Ramón, ha solicitado tres informes a la secretaria, a la interventora y al tesorero , y según recordó la semana pasada, el dictamen de Tesorería «deja claro que la supresión y devolución de los importes ya cobrados, la primera de las peticiones que realiza la oposición, no se ajusta a la legalidad». También defendió que se trata de una tasa «perfectamente en vigor, que ha seguido la tramitación administrativa correspondiente». En el informe del tesorero se advierte de que cualquier modificación tributaria puede repercutir en la financiación de los servicios municipales.

«No podemos seguir instalados en esta especie de esquizofrenia fiscal»
Comentarios