miércoles. 30.11.2022

Cinco policías en el limbo

Los últimos agentes en aprobar la oposición para la Policía Municipal de Ponferrada y otros 18 de tres ayuntamientos temen quedarse sin ingresar en la Escuela de Ávila por segundo año seguido
                      Imagen de archivo de agentes de la Policía Municipal ante el Ayuntamiento. L. DE LA MATA
Imagen de archivo de agentes de la Policía Municipal ante el Ayuntamiento. L. DE LA MATA

«Aprobados desde hace un año, pero sin formación, sin trabajo, sin ingresos y relegados al olvido». Así describen el limbo en el que se encuentra cinco aspirantes a la Policía Municipal de Ponferrada —23 en toda Castilla y León sumando otros cuatro casos de Villaquilambre, 12 de Valladolid y dos de Benavente— que después de aprobar la oposición el pasado año esperan sin fecha para incorporarse a la Escuela de Policía de Ávila para completar su formación antes de comenzar a patrullar las calles.

Los futuros agentes, que ya dirigieron en enero un escrito a la Agencia de Protección Civil, a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a la Escuela Regional de Policía Local y a cada uno de los ayuntamientos donde debería prestar servicio, para informar de su situación «insostenible», ha visto como ha llegado el mes de marzo, el momento que ya deberían haberse incorporado al centro formativo y siguen sin tener una fecha de ingreso. Solo han conseguido que desde los ayuntamientos achaquen la tardanza —y ya temen quedarse sin ingresar en la Escuela de Policía por segundo año consecutivo— a «incidencias con otros procesos que se están llevando a cabo», explican en una nota que ayer hicieron pública y en la que puntualizan que esos ‘procesos’, en alusión a problemas con las oposiciones convocadas este año por la Junta de Castilla y León, «nada tienen que ver con nuestras oposiciones, convocadas en los años 2020 y 2021».

Los cinco agentes de Ponferrada, como sus 18 compañeros de las otras tres localidades no pudieron incorporarse en abril de 2021 a la Escuela de Policía de Ávila porque el curso ya había comenzado en marzo. «Desde el principio se nos imposibilita (sic) la incorporación a este curso ya que finalizamos la oposición una vez iniciado el mismo», explican, a pesar de que «en otras ocasiones sí se había facilitado la incorporación de agentes que habían finalizado su oposición con posterioridad al inicio del curso formativo». De la misma forma a los agentes tampoco se les dejó incorporarse a las prácticas en el municipio, al contrario, otra vez, de lo que había sucedido otros años.

Los agentes saben que algunos ayuntamientos, cortos de personal, pidieron permiso a la Junta para que quienes habían aprobado la oposición iniciaran las prácticas antes de ir a la academia. «De nuevo esta solicitud fue denegada», explican.

Los futuros policías piden que se deje de vincular su suerte con las «incidencias» de la actual convocatoria conjunta de la Junta en toda Castilla y León, algo que «vulnera nuestros derechos laborales» —pierden antigüedad— y les obliga a vivir «en un estado de constante incertidumbre y sin ningún tipo de derecho sobre la plaza que ya nos pertenece y por la que hemos luchado durante tantos años».

Cinco policías en el limbo