jueves 17/6/21
Memoria histórica

Ponferrada elabora un mapa de la memoria con los lugares de la represión

Un proyecto del Ayuntamiento, el IEB y Sputnik Labrego investiga 50 localizaciones vinculadas a las víctimas del franquismo en el municipio
Exhumación en el cementerio del Carmen. ARMH /. L. DE LA MATA

El centeno estaba más alto y las patatas más verdes en el sembrado de Villanueva de Valdueza donde enterraron al Cesterín, así llamaban a Antonio Fernández González, asesinado a comienzos de octubre de 1936.

En Montearenas, el trazado de la autovía y de la carretera Nacional VI, y la construcción del polígono industrial de La Llanada, en Santo Tomás de las Ollas, ha desdibujado tanto el paisaje que resulta «imposible», cuenta el historiador Alejandro Rodríguez, localizar las tumbas de la veintena de represaliados durante la Guerra Civil y la posguerra, a pesar de que estén identificados en el Registro Civil.

En Columbrianos, el falso techo de una vivienda en la carretera de Cortiguera fue una trampa para los tres guerrilleros que escondían allí dos enlaces. Los cinco murieron tiroteados.

Y en Ponferrada ciudad, el cementerio del Carmen, donde estuvo enterrado el mítico guerrillero Manuel Girón y donde todavía reposan los cuerpos de un centenar de personas asesinadas; y el actual Museo del Bierzo, que fue cárcel municipal, son otros de los lugares que formarán parte de un ‘mapa de la memoria’ que el Ayuntamiento de Ponferrada ha encargado a la sección de Historia del Instituto de Estudios Bercianos (IEB) para mantener vivo el recuerdo de las víctimas de la represión franquista. La iniciativa, en la que ya trabajan el propio Alejandro Rodríguez y la también historiadora Laura Martínez Panizo, cuenta con una subvención de 3.000 euros concedida por la Federación Española de Municipios y Provincias, según explica la concejala de Hacienda de Ponferrada, Mabel Fernández. «Estamos esperanzados, porque en un momento especialmente difícil como es el actual, en el que se está afrontando la pandemia, mantener viva y activa la recuperación de la memoria democrática significa que seguimos manteniendo estos grandes ejes de la democracia, algo fundamental para la vida de una zona como la nuestra, en la que tanta gente ha sufrido tanto y durante tanto tiempo».

Alejandro Ródriguez, en una exhumación fallida en Columbrianos en 2011  ARMH /. L. DE LA MATA

El estudio de Rodríguez y Martínez Panizo, que también forman parte de la asociación científica que han impulsado las excavaciones arqueológicas en los campamentos de la guerrilla antifranquista de Casaio (Ourense) Sputnik Labrego —tercera entidad que participa en el proyecto junto al IEB y el Ayuntamiento— permitirá localizar en el mapa en torno a medio centenar de «lugares de la memoria», no solo cementerios o fosas anónimas susceptibles de ser exhumadas, o que ya lo han sido, también aquellos edificios, calles o plazas, campos o caminos que han tenido algo que ver con los años de la represión franquista.

Entre esos lugares estará, por ejemplo, el Museo del Bierzo en la calle del Reloj, que todavía funcionaba como cárcel municipal en los años de la Segunda República. Allí se tomó la fotografía de un grupo de presos de rostro serio, pero en absoluto desesperados, que podría corresponder a detenidos por la Revolución de 1934 y que en su día la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) facilitó a este periódico para ilustrar la búsqueda de los asesinados en la Curva de la Retuerta, en el Manzanal. Preguntado por la imagen, Rodríguez tiene claro que difícilmente podría haberse tomado después del golpe de Estado del 18 de julio de 1936. «Sería difícil de creer que les hubieran hecho esa foto y que estuvieran tan tranquilos», opina.

Cien víctimas en El Carmen

El cementerio del Carmen, donde reposó Girón hasta que en 1979 el antiguo enlace de la guerrilla Antonio Yáñez aprovechó un traslado de sepulturas para exhumarlo —hoy está enterrado en el cementerio de Santo Tomás— será otro de los lugares de ese mapa de la memoria. Allí sepultaron a una veintena de mineros muertos en el tiroteo que se entabló en torno al cuartel de la Guardia Civil de Ponferrada —donde se habían atrincherado los golpistas— el 20 y 21 de julio de 1936, antes de que el avance del Ejército sublevado pusiera en fuga a los milicianos. También en El Carmen, recuerda Rodríguez, están enterrados «entre 50 y 60 personas fusiladas» y «cuatro o cinco presos que murieron en la cárcel de Ponferrada». Figurarán en ese mapa de la memoria lugares como la vivienda de Columbrianos y el cementerio donde la ARMH —y el propio Rodríguez cuando formaba parte de la asociación— buscaron sin éxito en 2011 las tumbas de los tres guerrilleros tiroteados en el falso techo después de una delación en 1945; Miguel Cuellas, de Columbrianos, Robustiano Arias, de San Esteban de Valdueza, y el andaluz Manuel Merayo, la mujer que los escondía, Catalina Martínez, y el enlace abatido en plena huida, Pedro García.

El punto negro de Montearenas

Pero si hay un punto negro en la memoria de la represión ese ocupa todo el Montearenas, un lugar donde Alejandro Rodríguez ha localizado a una veintena de ‘paseados’ que figuran en el Registro Civil y donde las obras de las carreteras que lo atraviesan y del polígono industrial de La Llanada han desfigurado tanto el terreno que «resulta imposible encontrar sus tumba para exhumarlas», asegura el historiador del IEB, que junto a su compañera Martínez Panizo, entregará en octubre los resultados de la investigación al Ayuntamiento de Ponferrada. «Se lo debemos a los que aún viven y siguen teniendo esperanza», resume Mabel Fernández.

Ponferrada elabora un mapa de la memoria con los lugares de la represión
Comentarios