martes 02.06.2020
Ayuntamiento

Ponferrada ratifica el presupuesto de 60 millones tras rechazar la alegación sindical

La oposición vuelve a criticar las cuentas como hizo en febrero, aunque se abstuvo en el punto vinculado al recurso
Los concejales respetaron la distancia de seguridad. DL
Los concejales respetaron la distancia de seguridad. DL

A punto de cumplirse tres meses desde su aprobación inicial, y en un pleno telemático (pero sin sonido directo para los espectadores por problemas técnicos) y semipresencial a puerta cerrada, con solo nueve concejales en el salón de plenos y el resto conectados por webcam desde sus casas, el Ayuntamiento de Ponferrada dio ayer por ratificado el presupuesto de casi sesenta millones de euros diseñado antes de la crisis. Y lo hizo después de que no se admitiera la alegación contra las cuentas de 2020 presentada por el comité de empresa de los trabajadores del Ayuntamiento, en manos de Comisiones Obreras.

La inadmisión de la alegación y la consiguiente aprobación de las cuentas salió adelante con los 13 votos del equipo de gobierno y la abstención de la oposición, que, en vista del informe técnico que alertaba de los riesgos de admitir el recursos, optó por esta fórmula a pesar de su negativa aceptar las cuentas, que ya manifestaron en el Pleno de febrero que había aprobado inicialmente el proyecto de presupuestos.

El informe técnico de Intervención y Tesorería en el que se apoyó el equipo de gobierno resaltó que la alegación firmada por el presidente del comité de empresa no era admisible porque carecería de legitimidad para impugnar el presupuesto por sus dudas sobre la forma, que no el, fondo de la municipalización del Servicio de Recaudación, cuyos operarios todavía no pertenecen al Ayuntamiento. Los técnicos también advirtieron de que, de admitirse la alegación, existía el riesgo de que no hubiera personal para recaudar impuestos y tasas locales a partir del 20 de junio. Ante estos argumentos, la oposición optó finalmente por abstenerse, a pesar del «respeto y la simpatía», manifestó después el portavoz del PP, Marco Morala, por los derechos de los trabajadores del Ayuntamiento.

Sin legitimidad
El informe técnico negó legitimidad al presidente del comité de empresa para impugnar las cuentas

El equipo de gobierno, preocupado porque un hipotético retraso en la aprobación del presupuesto -se ha considerado una actividad esencial y por eso ha podido celebrarse el Pleno- demoraría la consignación de fondos para afrontar la emergencia social y económica deberá ahora introducir modificaciones en las cuentas para adaptarlas a la situación creada por la pandemia. El alcalde, Olegario Ramón, expresó ayer su voluntad de «consensuar con todos los grupos políticos» los cambios que necesariamente deberán experimentar las cuentas de 2020. Ramón valoró especialmente que las cuentas incluyan un préstamo de dos millones y medio de euros, convertido ahora en una herramienta que hará más flexible su ejecución. «El presupuesto ayudará a reactivar la economía con las obras», afirmó.

La oposición, como había hecho en febrero, dejó claro su rechazo a los presupuestos, en cualquier caso. El portavoz del principal partido de la oposición, el popular Marco Morala, volvió a calificar de «inservibles» los presupuestos de 2020. Morala advirtió de que el Ayuntamiento va afrontar más gasto social este año, pero contará con menos ingresos por la caída de la actividad económica y de la consiguiente recaudación tributaria. Pero como ya adelantó esta semana, volvió a tender la mano para consensuar modificaciones presupuestarias ante la situación de emergencia social. «Hemos vuelto a decir no al presupuesto en un ejercicio de coherencia y honestidad. Y desde esa coherencia y honestidad dejamos la puerta abierta al diálogo para afrontar las necesarias modificaciones», declaró a este periódico.

USE y PRB

El portavoz de USE, Samuel Folgueral, volvió a alertar del endeudamiento al que se enfrentará el Ayuntamiento con el crédito de dos millones y medio en una sitaución como la actual, y sobre todo, lamentó que el presupuesto incluya una subida de al tasa del agua y de la basura, en este caso sin bajar «el IBI en el que estaba subsumida» en un momento en que no se deberían aumentar.

También el PRB volvió a insistir tras el Pleno en que el presupuesto «es inadecuado» para las actuales circunstancias y se quejó de la subida del agua más de un nueve por ciento y de»la tasa paralela de la basura». «Estos presupuestos están totalmente fuera de la realidad porque hay que bajar los impuestos», reclamó Tarsicio Carballo, que pidió ayudas a los autónomos.

El alcalde agradecería después al PP su voto a favor «por lealtad institucional» en un momento de crisis, de los decretos emitidos durante los días de confinamiento —el resto de la oposición se abstuvo—. Hubo unanimidad en la creación de una comisión informativa especial para los asuntos relacionados con el coronavirus que sean de competencia municipal. La comisión no tendrá capacidad ejecutiva y Morala, que considera que la Junta de Portavoces es el lugar más adecuado, insistió en que es el momento de «buscar el consenso político y las aportaciones de al sociedad civil». Y añadio: «Ahora no toca el enfrentamiento ni la crispación, es el momento de centrarnos en salvar vidas y en lo económico que nadie se quede atrás».

El Pleno a puerta cerrada y sin presencia de periodistas en la sala había comenzado con un minuto de silencio en memoria de las víctimas del Covid-19 y como muestra de solidaridad con sus familiares, además de expresar el apoyo de la corporación municipal a los trabajadores de lo servicios sanitarios y de todos aquellos sectores esenciales durante la pandemia.

Ponferrada ratifica el presupuesto de 60 millones tras rechazar la alegación sindical