domingo. 29.01.2023
PATRIMONIO

Ponferrada suma el mayor legado de la industria energética en España

Todos los partidos aplauden la decisión aunque el PSOE ve un «tufo electoral» en la Junta
undefined
Una de las grandes torres de refrigeración, en una imagen de archivo. ANA F. BARREDO

Mientras Endesa sigue manteniendo silencio tras el anuncio de la Junta de paralizar la demolición de las dos torres de regrigeración y la chimenea del grupo III, y continúan las reacciones positivas a una decisión que ya nadie esperaba, la pregunta en el día después es qué se va a hacer en Compostilla y más si lo que queda de la antigua central es declarado Bien de Interés Cultural.

Ponferrada, en ese sentido, acumula un patrimonio que ninguna otra ciudad de España tiene. La gran mayoría porque ya se han demolido las chimeneas, que es lo más espectacular de una central térmica, casos de La Robla, Velilla del Río Carrión, Anllares, Canarias... y, por otro lado, por el patrimonio que ya ha conservado: la Fábrica de Luz, que hoy es sede del Museo Nacional de Energía, y la térmica de Compostilla I, en obras para un proyecto cultural. Ni siquiera As Pontes, que ha vuelto a funcionar, tiene tanto, porque de conservarse le faltarían centrales más antiguas, como sí tiene el Bierzo.

El triángulo que ahora se ha cerrado —la vieja térmica de MSP, Compostilla I y Compostilla II— supone sentar las bases de un gran proyecto que aún tiene que definirse en los próximos años. Y sobre todo, saber quién lo va a financiar en el caso de las torres y chimeneas que ahora se salvan en Compostilla II, que implica suspender las labores de demolición de la antigua central, que estaban por encima del 50%.

Aunque nadie quiere dar alas a la decisión de la Junta, todas las reacciones destacaron ayer la conservación de las chimeneas. El PSOE, que hasta ayer no se pronunció, ve un «tufo electoralista», según el alcalde de Ponferrada, el socialista Olegario Ramón. En declaraciones a los periodistas, Ramón criticó ayer que la voladura «no se hubiera parado antes y se haga ahora, cuando la dinamita ya está colocada en las torres», ya que el derribo estaba previsto para el 1 de diciembre. De hecho, se preguntó si ahora las torres son «seguras» y «quién será el responsable» de la paralización que podría afectar a los trabajadores que están realizando el desmantelamiento.

Desde el Consejo Comarcal del Bierzo, su presidente, Gerardo Álvarez Courel, coincidió en esa crítica de electoralismo y advirtió que «es necesario conseguir que las torres tengan un sentido para costear su mantenimiento, tal vez en algún proyecto turístico».

«Todo lo que signifique un atractivo que invite a la gente a visitar El Bierzo me parece bien, pero no solo necesitamos ingresos de forasteros, sino que también los debemos generar nosotros para que la población no se vaya», insistió.

Álvarez Courel considera que el BIC de las torres puede enlazarse con el proyecto «que lleva demasiado tiempo parado» del Ponfeblino, el tren turístico de la cuenca minera.

Por su parte, el portavoz de la plataforma ciudadana Bierzo Ya, Antonio López, que había conseguido que Patrimonio respondiera a su solicitud de que se estudiara declarar BIC a estos elementos, también considera electoralista «esperar hasta el final» para paralizar la voladura y teme que se active cuando pasen los comicios.

López lamentó que ahora todas las formaciones políticas «se arroguen el protagonismo de haber forzado a la Junta a dar este paso», y confió en que se concrete esa declaración de BIC y que se realice en las torres un proyecto turístico de futuro.

Ciudadanos, que la semana pasada pidió que se mantuvieran en pie las torres, valoró ayer «positivamente» la decisión de la Junta de Castilla y León de paralizar cautelarmente el desmantelamiento de las chimeneas de Compostilla II. La portavoz liberal en el Consejo Comarcal, Ruth Morales, reconoció que evitar el derribo y conservar las torres y las chimeneas, es una apuesta personal, y, por ese motivo, ha estado, desde hace más de un año, trabajando con la Consejería de Cultura, en ese momento de Cs, para evitar la detonación.

«Esta resolución supone una compensación a meses de trabajo, a numerosas gestiones y reuniones entre Ciudadanos en el Consejo Comarcal y la anterior consejería de Cultura de Cs, con el único fin de conservar un elemento simbólico que forma parte de nuestro legado, de nuestro paisaje, de nuestra cultura y de nuestra historia».

La portavoz de Cs felicitó a la Junta de Castilla y León «por su valentía» al ordenar la paralización cautelar.

Ponferrada suma el mayor legado de la industria energética en España
Comentarios