jueves 20/1/22

Desde la italiana Enel, un portavoz de la compañía en Madrid aseguraba ayer a este diario que razones de tipo técnico y de operatividad eran las que habían motivado el traslado del servicio de control de la energía eólica a las instalaciones de Madrid. «Efectivamente deja de funcionar Ponferrada como centro de control de las renovables, que pasan todas a centralizarse en Madrid», reseñaba en la pasada jornada la voz autorizada de la compañía Enel.

La misma fuente destacaba que los motivos eran «totalmente por razón operativa, porque se centralizan todas en un mismo centro de control, y desde el centro de Madrid se controlan todas las energías renovables de Enel Green Power España». En cuanto a la inversión que se hizo en Ponferrada para gestionar desde aquí la producción eólica, desde Enel se argumentó que en el 2006 no se habían fusionado con Eufer o las empresas que llevan todas las energías renovables de Enel, y ahora «la cartera de negocios es mucho más amplia y por lo tanto hace falta monitorizar todas estas plantas de generación». En cuanto al centro de control del Bierzo la misma fuente aseguraba que va a seguir funcionando en lo que era desde hace más de cincuenta años (los cumplió precisamente en el 2006) su labor principal, como centro de control de todas las hidráulicas de Endesa y las térmicas. Preguntado por si peligrará el control de las hidráulicas, desde Enel el mismo portavoz destacó que ellos forman parte de lo que es el apartado de energías renovables, por eso indicaba que no podía dar respuesta. Sin embargo, añadía que la información que tenía es que «el centro de control sigue funcionando en lo que era su principal labor, dado que las energías renovables que se monitorizaban eran secundarias y lo principal son las hidráulicas».

Un portavoz de Enel argumenta el traslado «por razones operativas»
Comentarios