domingo. 27.11.2022
Semana Santa

El pregonero que recurrió a la historia para insuflar ánimo

Miguel García ‘Jota’ recordó que hubo otras crisis y esta « también la superaremos» y elogió el papel de la mujer en el sostenimiento de la Semana Santa
Miguel José García ‘Jota’, durante el pregón. L. DE LA MATA

Tal vez no lo parezca, porque la crisis sanitaria ha obligado a poner un velo a todo, pero ya es Semana Santa en Ponferrada. El historiador ponferradino Miguel José García ‘Jota’ abrió ayer la puerta de la Pasión desde el altar de la iglesia de San Andrés y lo hizo no solo recordando su pasado cofrade y el olor a bacalao con pimientos, tomate frito y huevos cocidos que le embriagaba cada Viernes Santo cuando era niño; sino y sobre todo, lanzando un mensaje de optimismo en un momento de perturbación generalizada que parece no tener fin. Hubo otras crisis y también se superaron. Ese fue el trasfondo de su pregón y la historia de la Real Hermandad Jesús Nazareno, la metáfora.

Miguel José García repasó los avatares por los que ha tenido que pasar la Hermandad desde su fundación, como cuando en 1789 el Gobierno de Mariano Luis de Urquijo declaró en venta los bienes de hospitales, hospicios, colegios y cofradías, entre otros, para hacer frente al déficit de la hacienda por las guerras del gobierno de Godoy contra Francia e Inglaterra. O cuando la epidemia de cólera de 1934, que provocó una drástica caída de incorporaciones en un momento en el que la Hermandad se encontraba «en clara decadencia». O en 1918, con la gripe llamada española que también frenó las entradas.

«Vivimos ahora otra grave crisis, otra vez en forma de pandemia y de dificultades económicas; pero al igual que en las otras, la superaremos», aseguró el pregonero de la Semana Santa, que también hizo un guiño a las mujeres, después de que hayan conseguido equipararse a los hombres en representatividad en el conjunto de actos organizados en estas fechas señaladas. Ellas —dijo— han sido claves en la recuperación y el progreso de las hermandades.

«Mujeres que hasta hace poco no podían participar en las procesiones ni ocupar cargos directivos y cuya presencia en las hermandades es hoy del 50%», celebró el historiador, poniendo como ejemplo el paso del Cristo de la Esperanza y el del Cristo del Camino, llevados exclusivamente por mujeres.

El pregonero que recurrió a la historia para insuflar ánimo
Comentarios