miércoles. 10.08.2022

Preocupación en Molina por el bajón del río Meruelo

Nunca antes se había dado un caudal tan bajo a mediados del mes de julio en esta playa fluvial usada por cientos de vecinos de Ponferrada
                      Al retranque del río Meruelo le tuvieron que quitar una plancha, lo que disminuyó el cauda. L. DE LA MATA
Al retranque del río Meruelo le tuvieron que quitar una plancha, lo que disminuyó el cauda. L. DE LA MATA

Hace un calor de caldera de infierno. No llueve, se agotan las reservas de los manantiales y los neveros de las montañas han desaparecido (ver Diario de León de fecha 9 de mayo de 2022 sobre la situación de los arroyos en Ancares). Con este panorama de hoy, con las temperaturas en estadísticas históricas para el mes caluroso en el que estamos, los alcaldes del Bierzo empiezan a vislumbrar problemas y a pronunciar la palabra «preocupación».

A la existencia de carencias de abastecimiento de aguas en algunas poblaciones de la comarca, en donde se restringe el suministro o se tiene que abastecer con otros medios, se añade el del alivio de poder bañarse en los ríos. De momento, el problema no es acuciante y el baño está garantizado, pero por ejemplo en la playa fluvial de Molinaseca, —que suele ser usada por los vecinos de Ponferrada ante la carencia de este servicio público (aún cuando en la ciudad confluyen dos ríos, el Sil y el Boeza)— la merma de agua en el río Meruelo es evidente.

En la semana que ayer terminaba fueron varias las personas que llamaron a este periódico para alertar sobre la existencia de fango a la hora de bañare en Molina. Cuenta el alcalde, el popular Alfonso Arias, que todos los lunes como hoy, los servicios sanitarios de la Junta realizan controles de la calidad del agua, y hasta la fecha, no han dado resultados negativos que aconsejen colocar el temido cartel de «Agua no apta para el baño».

Eso sí, el mandatario municipal confirma que le están viendo ya las orejas al lobo. Han tenido que retirar una compuerta del retranque del río Meruelo, dado que no baja agua. Esto ha hecho que bajase el caudal para los bañistas en medio metro, aproximadamente. Ello ha generado la aparición de lados naturales al final de la piscina fluvial, con menos espacio ya para el baño.

Preocupación en Molina por el bajón del río Meruelo
Comentarios