martes 2/3/21

Una provincia efímera que solo duró dos años

La rivalidad entre Ponferrada y Villafranca, todavía más poblada y dominada por el clero, la baja nobleza y los terratenientes, se saldó a favor de la villa del Burbia en la comisión gubernamental que decidía el nuevo ordenamiento territorial, superado el absolutismo. El 16 de octubre de 1821, la Gaceta de Madrid publicaba el texto que anunciaba la creación de la nueva ‘provincia de Vierzo’, que tendría su capital en Villafranca. En enero de 1822, el decreto formal establecía el nombre de ‘provincia de Villafranca del Vierzo’ para un extenso territorio que además de la comarca actual incluía a Laciana, Valdeorras y La Cabrera Baja, pueblos como La Silva y Montealegre que hoy forman parte de La Cepeda, 11 localidades de la merindad de Aguiar, hoy en Lugo, y parte del partido judicial de Viana, en Zamora, hasta sumar más de ochenta mil habitantes. Pero el 7 de abril de 1823 entraban en España los Cien Mil Hijos de San Luis y restauraban el absolutismo. El Bierzo fue uno de los últimos reductos liberales y el 1 de octubre se anulaban los acuerdos del Gobierno anterior.

Una provincia efímera que solo duró dos años
Comentarios