jueves 2/12/21

«Estamos atentos a lo que el público demanda, por eso la exposición es interactiva», decía ayer la directora del Munic, Silvia Blanco. Después de que la muestra sobre Darwin animara a más de 5.000 visitantes en plena pandemia, Blanco ha vuelto a organizar un recorrido que persigue que el público que entre en el museo «asista a una experiencia única y se meta en la piel de los personajes».

Por eso el primer escenario que se encuentran los visitantes es la famosa taberna Ten Bells del barrio de Whitechapel donde ocurrieron los asesinatos de Jack El Destripador, otro icono, este un personaje real, de la época victoriana y de los bajos fondos del East End. El uso de la ciencia, las técnicas forenses, y la capacidad de deducción que empleaba Sherlok Holmes para resolver sus misterios, harán el resto.

«Queremos que el público se meta en la piel de los personajes»