jueves 20.02.2020
Ana Ibáñez | Periodista, mantenedora del Festival del Botillo

«Las raíces mineras siempre estarán, pero toca mirar hacia adelante»

FESTIVAL. Bembibre acoge esta noche por todo lo alto la edición número 48 de un Festival 
que ha traspasado fronteras. El rey de la gastronomía berciana será el plato estrella en un acontecimiento único en la comarca y en la provincia de León. La presentadora de RTVE, Ana Ibáñez, actuará como mantenedora y José Mercé pondrá la nota musical a una noche que se anuncia larga con la actuación de las orquestas Garibaldi y Saudade. Entre los invitados estarán el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Súarez-Quiñones, y el portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla y León, Luis Tudanca.
Ana Ibáñez, mantenedora del Festival de este año, en la redacción de RTVE en Madrid. DL
Ana Ibáñez, mantenedora del Festival de este año, en la redacción de RTVE en Madrid. DL

Es una de las caras más conocidas de la televisión. La periodista de RTVE Ana Ibáñez dará esta noche un pregón que ha ido preparando esta pasada semana, entre la redacción y su trabajo contando la actualidad. El Ayuntamiento de Bembibre quería que este año la mantenedora fuera una mujer. Ana Ibáñez se une así a una larga lista de grandes personalidades y rostros conocidos durante más de cuatro décadas.

—Es de Haro, en La Rioja, tierra de vinos como el Bierzo. ¿Conoce el Bierzo o es la primera vez que está aquí?

—En el Bierzo, la primera, pero seguro que no la única ni la última. Por lo que he leído y me han contado estoy deseando juntar unos días para poder volver tranquilamente a disfrutar de esta tierra que ofrece tanto.

—¿Conoce el botillo? ¿Lo ha comido alguna vez?

—Sí, conocía el embutido pero tengo que confesar que nunca lo he comido, ¡no se ha dado la oportunidad! En La Rioja no se estila, pero no se me ocurre mejor lugar que el Festival Nacional de Exaltación del Botillo de Bembibre para estrenarme en este sentido (risas).

—¿En qué va a centrar su pregón?

—En lo que hay detrás del botillo, en lo que significa para Bembibre y el Bierzo. En cómo y por qué hemos llegado hasta aquí, hasta un festival tan importante y que reúne cada año a más gente. También he intentado encontrar los puntos en común que pueden unir a una chica de La Rioja como yo, con una villa tan parecida a la mía pero que está en la provincia de León. Lo he hecho con todo el cariño y espero que la gente se sienta identificada y les guste.

—Dicen que el Bierzo es un poco como La Rioja, un territorio fértil, con gran potencial agroalimentario; sin embargo el Bierzo está pasando una mala época por el fin del carbón.

—Para mí el gran potencial de ambas regiones es su gente. También lo digo en el pregón. Creo que el ser del norte ya aporta carácter. Y el trabajar en la mina o el campo significa abnegación, sacrificio y esfuerzo. Quienes llevan eso en el ADN son capaces, cuando llega el momento, de reinventarse y salir adelante. Creo que eso es lo que va a pasar en el Bierzo. Las raíces mineras siempre estarán ahí, pero ahora toca mirar hacia adelante. El botillo, por ejemplo, es un reclamo gastronómico dentro de una oferta turística y de ocio que hay que potenciar. ¡Tenéis mucho que ofrecer!

—¿Había oído hablar antes de Bembibre y su Festival?

—Sí, había leído que algunos compañeros de TVE habían sido mantenedores y por eso sabía de su existencia y de su importancia. Por aquí han pasado grandes nombres.

—¿Qué noticia recuerda de la provincia de León que haya dado en su trabajo, y si alguna ha tenido que ver con el Bierzo?

—Más que la noticia, que también, recuerdo una cecina buenísima que hace poco los protagonistas de un reportaje de España Directo nos hicieron llegar a la redacción (risas). ¡No podía estar más rica, de verdad, y nosotros más agradecidos! En lo estrictamente informativo, imposible olvidar el asesinato de la presidenta de la diputación de León, Isabel Carrasco. En un tono más amable, las Fiestas de la Virgen de La Encina de Ponferrada, por ejemplo... Y a partir de ahora este Festival del Botillo también será una fecha señalada para mí.

—El periodismo no atraviesa el mejor momento. ¿Cómo ve el futuro de esta profesión?

—Los periodistas somos necesarios, eso quiero pensar. Hacer un análisis sesudo de la situación nos llevaría demasiado tiempo... pero una cosa tengo clara: Hay que ser honestos, con uno mismo y con la audiencia. Nuestra responsabilidad es hacer cada uno en nuestra «parcelita» el mejor trabajo posible. Y aprender de los errores, en caso de cometerlos, para mejorar. Una buena receta para la vida y el periodismo.

«Las raíces mineras siempre estarán, pero toca mirar hacia adelante»