domingo. 04.12.2022

La recompensa de un hombre bueno

Ponferrada rindió homenaje al impulsor del Banco de Alimentos del Sil con el descubrimiento de una placa que reconoce sus 25 años de solidaridad, compromiso y trabajo de Damián Tascón
                      Damián Tascón posa junto a la placa que ayer descubrió en la avenida Pérez Colino. ANA F. BARREDO
Damián Tascón posa junto a la placa que ayer descubrió en la avenida Pérez Colino. ANA F. BARREDO

Cuando Damián Tascón se apartó de la labor empresarial a la que dedicó su vida, no quiso ser un jubilado más y dio un giro que sorprendió hasta a su propia familia. «Todos creíamos conocer a Damián, pero sospecho que Maruja era la única que lo conocía de verdad», reconoció ayer su sobrino Fernando Tascón. Maruja es el alter ego de Damián, la mujer que sí sabía que aquel hombre emprendedor llegado a Ponferrada desde una cuenca minera era capaz de hacer lo que le entrara en la mente. Y lo hizo. 25 años han pasado ya desde que Damián Tascón colocó la primera piedra de lo que hoy es el Banco de Alimentos del Sil (BAS). Ahora tiene más de 90 y dice que no escucha bien, pero el latido de su corazón palpita con la misma fuerza de aquella primera vez cuando de su boca salen palabras en busca de ayuda. Y ayer, que fue día de homenaje para él, además de agradecer también pidió, para todos como hace siempre.

Damián Tascón es un hombre bueno, comprometido y dispuesto que ha dedicado a la solidaridad su último cuarto de siglo. Y esa dedicación es lo que ha querido reconocer el Ayuntamiento de Ponferrada con la colocación de una placa en su honor. Todo surgió de una petición nacida en el propio regazo del Banco de Alimentos del Sil. La comunidad que rodea a Tascón consideró que este hombre bueno reunía todos los requisitos para ello y así se lo solicitó a la administración local. No hubo que insistir mucho, como ocurre ante cualquier evidencia. Y, ayer, a las puertas de la iglesia de San Pedro, en pleno centro de Ponferrada, se obró el tributo y Damián Tascón descubrió una placa que ya lleva su nombre y describe su hacer: «En agradecimiento por su compromiso, esfuerzo y dedicación a la labor social prestada en el Banco de Alimentos del Sil», reza blanco sobre negro en la acera de Pérez Colino.

Uno de los momentos más emotivos del acto lo protagonizó Fernando Tascón. Sobrino y periodista más que acostumbrado a eso de la comunicación, en algún momento trató de disimular cierto quiebro en la voz, como cuando se refirió a su tío como «un hombre entregado a los demás, dispuesto a regalar tiempo y esfuerzos a sus convecinos más necesitados».

«Cuando dentro de otros noventa y tantos años, Damián pasee de nuevo por este rincón de su ciudad, un niño dejará de jugar en el metaverso por un momento para mirarlo y preguntarse si no será el hombre homenajeado en esta placa, ese Damián Tascón al que todos creíamos conocer», leyó y también sintió el sobrino, igual que Ester Reyes, la secretaria del BAS y mano derecha del homenajeado a los mandos de la oenegé. Ella ensalzó su compromiso social ante cualquier circunstancia y celebró que cualquiera que ahora pase frente a la placa que lleva el nombre de Damián Tascón podrá conocer su historia.

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, fue el encargado de abrir el acto poniendo en valor la importante labor que desempeña un banco de alimentos del que dijo que ojalá no tuviera que existir. Pero la realidad lo hace indispensable y las cifras lo demuestran. En los últimos meses se ha incrementando en 200 peronas el número de solicitantes de ayuda al BAS. «Ahora mismo estamos en 4.864 personas y atendemos a 1.402 familias. La situación empieza a ser dura», aseguró la secretaria de la oenegé.

La recompensa de un hombre bueno
Comentarios