sábado 07.12.2019
Bares con historia

El Recreo echa el cierre tras 71 años

El conocido establecimiento de vinos y tapas de Ponferrada, ubicado en la avenida Gómez Núñez y considerado como el más antiguo de la ciudad, ha decidido trasladarse para modernizarse después de décadas abierto
Miguel Ángel Palla ayer a la puerta del conocido bar Recreo de Ponferrada, que cerrará para siempre la próxima semana. L, DE LA MATA
Miguel Ángel Palla ayer a la puerta del conocido bar Recreo de Ponferrada, que cerrará para siempre la próxima semana. L, DE LA MATA

El café y bar más antiguo de Ponferrada, regentado en la actualidad por la familia Palla —el Recreo— situado en la avenida Gómez Núñez, ha decidido echar el cierre la próxima semana. El conocido e histórico establecimiento fue abierto en 1948 por Noris padre y su hijo Miguel Ángel.


Con posterioridad, se hizo cargo del bar la familia Palla Torres, actual propietaria, que ha decidido trasladarse a otro lugar, a la avenida de América 62, en el barrio de los Judíos, con el nombre de Recreo Tapas. Esperan ponerlo en marcha a primeros del próximo año.

 

Durante estos últimos 71 años, el bar ha sido partícipe de todos los principales acontecimientos sociales que ha vivido la ciudad, desde el despegue del sector minero hasta el actual declive.

 

La familia Palla tomó las riendas del establecimiento en 1988 hasta la fecha. Urbano Torres estuvo al frente del bar ocho años y después la familia actual, los últimos, durante estos últimos 25 años, que han sido los encargados de echar el cierre.

 

Al frente del bar, como una de las piezas destacadas, es Miguel Ángel Palla. Se trata del ex jugador de fútbol y portero de la Sociedad Deportiva Ponferradina desde 1998 hasta el 2000. Jugó en Tercera División y Segunda División B, lo que motivaba que el bar estuviera muy concurrido por deportistas y seguidores del equipo local, ya que sigue entregando a menores en el fútbol base.

 

El bar era especialmente frecuentado los días de mercado en la ciudad, los miércoles y los sábados, ya que a sus vinos y demás consumiciones acompañaban la típica tapa de callos con garbanzos, además de otras. Después de tantos años, Miguel Ángel Palla afirma que siente mucho tener que dejar este lugar privilegiado del centro, pero asegura que el trabajo sigue.

El Recreo echa el cierre tras 71 años