jueves 13/8/20
Hospital del Bierzo

La relajación de la población dispara la presión de Urgencias en dos meses

El número de pacientes en un día ya roza los 150, frente a los 50 de lo peor de la pandemia
El personal sanitario del Servicio de Urgencias, en una imagen de archivo. L. DE LA MATA
El personal sanitario del Servicio de Urgencias, en una imagen de archivo. L. DE LA MATA

Durante las semanas más duras de la pandemia de coronavirus en el Hospital El Bierzo, el volumen de pacientes atendidos en el Servicio de Urgencias cayó por debajo de la mitad de la media diaria registrada antes de la crisis sanitaria. El miedo a acudir al centro asistencial, la reducción de las derivaciones desde los centros de salud y la caída del número de accidentes son algunos factores que estuvieron detrás de esta bajada; pero la relajación general de la población que ha llegado de la mano de la nueva normalidad vuelve a poner de manifiesto el mal uso que se hace de este servicio hospitalario. En menos de dos meses, las cifras de pacientes se han triplicado hasta prácticamente alcanzar los niveles precovid. Y aunque generalmente las urgencias son justificadas, ya se nota un incremento de pacientes con procesos que no corresponden a este servicio.

En pocas semanas
Hasta finales de mayo, casi nunca se alcanzaron las cien urgencias diarias. El 1 de junio, ya hubo 140

Esta misma semana, ha habido días en los que el número de urgencias atendidas ha rozado las 150, frente a las 50 o 60 que se dieron en los peores momentos de la pandemia, incluidos casos y sospechas de coronavirus, según explicó el jefe del servicio, José Ramón Casal Codesido. «De una media 160 pacientes, pasamos a niveles de 70 o incluso menos, llegando a 50 algunos días; pero ayer ya se vieron 145. Desde que empezó todo esto, desde que se declaró el estado de alarma y hasta finales de mayo, no se llegó prácticamente ningún día a las cien urgencias. Pero poco a poco se han ido relajando las medidas y ya el primer día de junio hicimos casi 140», relató Casal Codesido. El día 6 de este mes, fueron 153. «Han ido subiendo de manera paulatina», apuntó.

Es verdad que al recuperar cierta normalidad se han incrementado los accidentes y va habiendo más consultas en Atención Primaria y, como tal, derivaciones al hospital por descompensaciones. Pero esto no justifica el volumen total de urgencias atendidas en los últimos días. Son cada vez más los casos de personas que acuden a urgencias con procesos febriles de un par de días o alguna lesión que puede resolver su médico de cabecera. Por eso, el jefe del servicio hizo un llamamiento a la corresponsabilidad y recordó que el coronavirus no ha desaparecido y la amenaza de rebrote sigue existiendo en el Bierzo como en cualquier parte de España. Por eso, hay que evitar un uso indebido de los recursos sanitarios.

En alerta
Urgencias mantiene un punto de clasificación y ha modulado Observación para poder ampliar camas

«Seguimos en situación de pandemia y con una limitación importante de recursos humanos, porque ahora hay que dar vacaciones a la gente, que está muy cansada. No vemos el final de todo esto y en cualquier momento podemos tener un rebrote. Por eso hay que utilizar bien los recursos», insistió Casal Codesido. No obstante, él mismo reconoció que, de momento, en la comarca la situación está «muy controlada».

El pico máximo de urgencias atendidas en un solo día en el Hospital El Bierzo está en 223. Un número que denota «un uso claramente indebido» y refleja el extremo al que había llegado el Servicio de Urgencias antes del coronavirus. Esto es lo que el jefe del área quiere evitar, sobre todo teniendo en cuenta que la normalidad actual es irreal. De hecho, el área no funciona como en la etapa precovid. Ya se han retirado las carpas de la entrada, sí; pero se ha habilitado un punto de clasificación fijo por el que pasan todas las personas que acceden a Urgencias antes de continuar hacia la zona destinada a al coronavirus o la libre de él. Eso requiere de más recursos humanos en una plantilla ya de por sí mermada.

«Estamos mal de cobertura. Necesitamos personal. Si queremos seguir manteniendo los dos circuitos, necesitamos más gente aunque no tengamos el volumen de pacientes covid del principio», aseguró Casal Codesido. Por eso, cuando los profesionales del servicio descansan menos y doblan turnos, una sobrecarga de pacientes sin justificación no beneficia. «No es lo mismo ver a 70 pacientes en una guardia que ver a 140», insistió.

Además del punto de clasificación, en Urgencias se ha hecho una segunda obra para establecer una separación modular en Observación, de tal manera que se puedan ampliar camas hacia la zona covid o la zona no covid en función de las necesidades de cada momento.

La relajación de la población dispara la presión de Urgencias en dos meses