jueves 20/1/22
Inversiones

La restauración de mil hectáreas en Fabero, Igüeña y Torre arrancará a principios de año

Teresa Ribera y Suárez-Quiñones dan la salida a la inversión de 70 millones en tres años con al menos 180 empleos
                      La ministra Teresa Ribera intervino en el acto celebrado en Fabero por videoconferencia. ANA F. BARREDO
La ministra Teresa Ribera intervino en el acto celebrado en Fabero por videoconferencia. ANA F. BARREDO

La ministra Teresa Ribera, por videoconferencia desde su despacho en Madrid, hizo el gesto de firmar en el aire después de intervenir en el acto que ayer sirvió para que el Gobierno central y la Junta de Castilla y León dieran la salida a la inversión de 70 millones de euros en la restauración de 1.062 hectáreas de cielos abiertos y minas de interior en la Gran Corta de Fabero, Igüeña y Torre del Bierzo-Villagatón. A continuación preguntó; «¿y ahora firmamos como en las pantallas electrónicas?».

En realidad, se encargó de aclararlo el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones —presente en la Casa de la Cultura de Fabero junto a la delegada del Gobierno en la comunidad, Virginia Barcones— la firma del convenio entre las dos administraciones se había producido antes de forma electrónica entre el propio responsable autonómico, la directora del Instituto de Transición Justa, Laura Martín Murillo, y la secretaria de Estado de la Energía Sara Aagesen.

Una firma a distancia, en tiempos de pandemia, y por medios electrónicos de un convenio que servirá para invertir 70,6 millones —67,9 millones de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y casi 2,7 aportados por la Junta con avales de restauración— en los próximos tres años y emplear a un mínimo de 189 trabajadores que pueden llegar a 200, con prioridad para antiguos mineros, y con la intención de contratar a empresas de la zona en los trabajos auxiliares. Será la empresa pública Tragsa la que, por encomienda de gestión, iniciará las obras «en pocas semanas», en palabras de Suárez-Quiñones, lo que deja para principios de año el comienzo de la ejecución de los proyectos.

Teresa Ribera
«Es una obligación hacer las cosas bien pensando en las generaciones futuras y en las presentes»

Suárez-Quiñones
«Debemos esforzarnos para llegar a tiempo», afirmó sobre el plazo de ejecución y certificación

Tras la presentación de la alcaldesa anfitriona Mari Paz Martínez, que citó al Quijote para señalar la importancia que supondrá para la localidad la recuperación ambiental del enorme cielo abierto de la Gran Corta —722 hectáreas en los municipios de Fabero, Berlanga del Bierzo y Páramo del Sil con una inversión de 38, 3 millones de euros que incluirá un recinto de observación de fósiles y estructuras de uso recreativo, y una previsión de creación de empleo de entre 68 y 76 puestos— la ministra intervino de forma telemática. Ribera recordó que la inversión global busca, en primer lugar, ayudar a «pasar página» a las zonas afectadas por el cierre de la minería, donde los trabajadores se han dejado «vida y salud» por extraer el mineral, y sentar las bases de una alternativa económica posterior. «Hay vida después del carbón», sentenció Ribera, que señaló cómo la inversión y la superficie que se va a recuperar en las tres áreas del Bierzo, y que deberá justificarse ante la Unión Europea en 2026, supone la mitad del presupuesto que manejará España para recuperar áreas degradadas por la minería. «Es una obligación hacer las cosas bien, pensando no solo en las generaciones futuras, sino tambien en las presentes», afirmó la ministra, que agradeció también la presencia de los sindicatos y las empresas en el acto.

Juan Carlos Suárez-Quiñones también insistió en que a partir de ahora «debemos esforzarnos» para cumplir con los plazos de inversión de tres años y dos más para la certificación ante Europa y agradeció el compromiso del Gobierno.

También Virginia Barcones destacó la buena sintonía con el consejero de Fomento a la hora de sacar adelante el proyecto. Ambos, señaló, entienden la política «como un servicio público». Barcones expresó su confianza en la empresa pública Tragsa. «Siempre cumple», afirmó ante un auditorio donde, además de los representantes muncipales y los agentes sociales no faltaron, entre otros, el presidente de la Diputación, Eduardo Morán y la delegada de la Junta en León, Ester Muñoz.

Tanto el Gobierno como la Junta recordaron después en sendas notas de prensa detalles de la inversión que ya habían avanzado. En la Gran Corta se buscará atraer un «turismo paelontológico» aprovechando la presencia de fósiles del Carbonífero, con uan serie de estructuras para el ocio y el estudio de los hallazgos.

La inversión en Igüeña será de 20,6 millones en áreas de Tremor de Arriba (Casares y Ladil), con una previsión de 68 a 76 empleos. Y en Torre del Bierzo y Villagatón, la rehabilitación de 90 hectáreas generará 44 empleos al año a jornada completa.

La restauración de mil hectáreas en Fabero, Igüeña y Torre arrancará a principios de año
Comentarios