miércoles. 07.12.2022
Térmica de Andorra, en la provincia de Teruel. PERIÓDICO LA COMARCA

La vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, dijo ayer que cree que es «buena idea» conservar parte de la estructura de la central térmica de Andorra (Teruel) para sacarle partido turístico o de otro tipo, además de asegurar que en las próximas semanas se firmará un convenio con medidas para una «transición justa» de la actividad económica de la zona una vez que se cierra la citada central y se termina la actividad minera.

La ministra respondió ayer en el Pleno del Congreso sobre esta cuestión ante una pregunta del diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte, que denunció el «trato casi colonial» que ha sufrido a su juicio la provincia, de la que se han extraído los recursos y, una vez terminada esta tarea, se han cerrado las infraestructuras y no se crean proyectos que suplan la pérdida de empleo.

El diputado, que pidió la implicación de todo el Gobierno en la revitalización de la provincia, reclamó que no se permita a Endesa demoler la central de Andorra, cuya estructura es singular, tiene la tercera chimenea más alta de España, apuntó, con 343 metros, y torres de refrigeración de más de cien. «Parece absurdo que se consienta la demolición; es un recurso que a largo plazo puede dar sus frutos, es como demoler las catedrales de las provincias».

Teresa Ribera explicó que se va a iniciar un proceso de diálogo con los agentes locales para firmar en las «próximas semanas» el convenio para una transición «justa». Rechazó el término colonial utilizado por le diputado, porque el Gobierno busca la colaboración con la provincia, y repasó algunos proyectos en los que ya trabajan varios ministerios y que se revisan entre 40 y 50 proyectos «enormemente prometedores» dijo.

Ribera apoya que no se derribe la central térmica de Andorra
Comentarios